64 / 65

 

REGRESO A PRIMERA DIVISIÓN. DEBUT ANTE EL F.C. BARCELONA

Y GESTACIÓN DE UN GRAN EQUIPO

 

Los jugadores de la U.D. Las Palmas Juanito Guedes y Tonono con el redactor deportivo Antonio Lemus y el masajista del club Pepe González en un desplazamiento del club a la capital de España.

 

Gran triunfo de la U.D. Las Palmas ante el Barcelona en su regreso a Primera División Nacional.

Debut del joven valor del Aficionado Paco Castellano que se convertiría en el héroe de la jornada.

Juanito Guedes, Correa y Germán serian los claros dominadores del centro del campo durante todo el transcurso del encuentro.

Germán autor de dos soberbios goles. 

Alineación que presentó la U.D. Las Palmas en su regreso a Primera División ante el C.F. Barcelona: Ulacia, Aparicio, Tonono, José Luis, Paco Castellano y Guedes. De rodillas: Gilberto, Correa, Germán, Lizani y Vegazo.
Formación de C.F. Barcelona en su regreso al Estadio Insular en la Temporada 1964-65: Sadurní, Foncho, Olivella, Eladio, Garay y Fusté. De rodillas: Zaballa, Kocsis, Seminario, Pereda y Ré.
Los capitanes del C.F. Barcelona y U.D. las Palmas Olivella y Aparicio con el trio arbitral.
Banquillo canario: Pepe González (masajista), Vicente Dauder y Carmelo Campos.
Banquillo azulgrana. El mítico ex jugador azulgrana César en funciones de entrenador del equipo catalán visitaba como técnico el Estadio Insular.
En la instantánea, Germán, quien no aparece en la foto, rematando de forma imparable un centro de Gilberto, tras una jugada iniciada por Correa.
Otra panorámica del segundo gol amarillo marcado por Germán.
Germán se introduce entre dos jugadores catalanes Olivella y Fusté y dispara hábilmente para batir por segunda vez a Sadurní.
Nuestro defensa amarillo Tonono trata de interceptar un centro del extremo azulgrana Ré. Antonio Afonso Moreno (Tonono) ha sido posiblemente el jugador más regular en toda la historia del club, denominándose «El Omega Canario».

 

ÁNGEL LIZANI GÓMEZ (LIZANI). Delantero de aceptables recursos técnicos, poseía indudablemente, una enorme capacidad de sacrificio en la cancha, brillando especialmente en el área pequeña por su facilidad de cara al gol.

 

 

 

El joven valor del Aficionado de la U.D. Las Palmas Paco Castellano, bien asesorado por Tonono y Guedes se convertiría en la sensación del encuentro, cubriendo perfectamente su demarcación, no sólo anulando por completo a la estrella húngara Kocsis, anticipándose en los balones por alto, sino que aún tendría restos para defender todo peligro que viniera por el centro de la saga, realizando un encuentro extraordinario, batiéndose como un jabato sacando balones comprometido en el área de Ulacia. Desde aquel día de su debut ante el F.C. Barcelona ya se dislumbraba el jugador que llegaría a ser con el paso de los años. Paco Castellano no sólo contabilizó el mayor número de encuentros en Primera División, record difícil de igualar, sino que todas sus comparecencias con el equipo fueron en la máxima categoría del fútbol nacional. Configuraría con Juanito Guedes una de las mejores medias de todos los tiempos.

 

 

 

 

PACO CASTELLANO

Un jugador volcánico y torrencial

 

 

 

 

Paco Castellano era un verdadero tratado de generosidad en el terreno de juego firmando con Juanito Guedes una de las mejores líneas de medios volantes de la historia del club.

Seria tarea ingente escribir en breves líneas lo que ha significado Juanito Guedes en la vida de Paco Castellano tanto a nivel deportivo como en su concepción de la amistad.

Hay que entender que mucho antes de debutar en la U.D. Las Palmas ya eran excelentes amigos.

 

En la imagen, Juanito Guedes y Paco Castellano se saludan muy sonrientes afectuosamente en un entrenamiento matinal en el Estadio Insular.

 

 

He compartido con Paco Castellano muchos momentos en la Sede del club al igual que con su hermano Juan quien realizaría una gran labor en filiales. De igual forma numerosos viajes y vivencias y es obligado decir al respecto que de alguna manera u otra el recuerdo de Juanito Guedes era una constante en su conversación:

“En aquellos años de la década de los cincuenta todos los que practicábamos este deporte nos conocíamos de jugar en todos los campos y estanques que había en la isla.

Juanito Guedes era dos años mayor que yo, pero nuestra constitución física era parecida ya que aparentábamos más edad.

 

En la Instantanea Paco Castellano haciendo de capitán en la Selección Regional antes de su debut en la U.D. Las Palmas.

 

 

Juanito Guedes era aún juvenil cuando debutó con el primer equipo de la U.D. Las Palmas y no pasó por la cadena de filiales, pero yo ya había venido jugando en el juvenil C y en el Juvenil A. Antes había sido recoge pelotas a las órdenes de Cristóbal ´El Chato´ y Carmelo Campos, conociendo a todas aquellas grandes figuras y equipos de leyenda que pasaban por el Estadio Insular.

Cuando ingresé en el aficionado de la U.D. Las Palmas ya entrenaba con algunos jugadores del filial en el primer equipo.

Nosotros habíamos realizado una fabulosa campaña con Víctor Vera proclamándonos campeones de la Liga interregional. Teníamos un conjunto de figuras y ganábamos muchos encuentros por auténticas goleadas. Rosendo Hernández que solía dar muchas oportunidades a los jugadores de la cantera al igual que Vicente Dauder, nos llamaban para entrenar con el primer equipo.

 

 

 

 

 

 

Recuerdo que Juanito Guedes , ya una auténtica figura en el fútbol nacional, nos alentaba constantemente cada vez que podía, especialmente cuando terminaba la temporada. Solía acudir a los encuentros del Aficionado.

El guardameta de la Selección Juvenil y luego del Aficionado, Pedro, era uno de sus mejores amigos de la infancia y habían militado en el ´Juventud Tamaraceite´y Porteño. Sus respectivas novias Georgina y Pimpina eran grandes amigas y ambas parejas solían venir juntas al estadio.

Juanito Guedes era muy especial.

Tenia una madurez que no correspondía a su edad. A menudo me preguntaba por mi profesión y mi familia, dándome excelentes consejos.

Paco Castellano se incorporaba con frecuencia al ataque. En la imagen, en un salto en medio de los azulgrana Gallego y Torres.

Yo lo consideraba como un hermano mayor y le tenia un respeto y admiración difícil de explicar con palabras.

Recuerdo que cuando debuté con el Barcelona no cesaba de darme consejos toda la semana.

Era muy positivo y optimista antes de los encuentros y te trasmitía ese punto de valor que nos hace falta en ocasiones.

Respetaba a los rivales pero me sorprendía la alta valoración que tenia de su propio equipo.

Para Juanito Guedes nosotros éramos siempre los mejores desde un primer momento.

Jugar al lado de Tonono y Guedes era algo que no terminaba de creerme. ¡Un sueño hecho realidad!

Todos los aficionados y crítica en general me recuerdan aquel encuentro del F.C. Barcelona. Sin embargo, fueron muchos triunfos inolvidables y para mi son todos igual de importantes y significativos.

Podría contar infinidad de anécdotas en todas las temporadas que militábamos en la U.D. Las Palmas pero me vas a perdonar si te cuento siempre las mismas que aunque tú las conoces desde hace muchos años las nuevas generaciones deberían tenerlas en la mente como ejemplo de lealtad y solidaridad.

En una ocasión me faltaba pagar unas letras del piso que conoces donde vivía mi buen amigo el directivo Manolo Betancort. Estaba muy preocupado ya que el banco podía ponerla a subasta o al menos eso era lo que yo pensaba.

Germán Dévora había sido siempre mi compañero de habitación y cuando llegué a vestuarios antes de salir a entrenar le conté mi preocupación. Juanito Guedes que era también de los primeros en llegar se encontraba al fondo realizando unos estiramientos antes de salir. Al día siguiente al llegar como todos los días al entrenamiento me encontraba muy nervioso y bajo de moral.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la imagen Paco Castellano y Juanito Guedes en animada charla.
En la imagen, Paco Castellano señalando a Tonono por donde había entrado uno de sus goles.

 

 

No había podido conciliar el sueño toda la noche.

De repente, me hace señales Jorge Quintana, empleado del club quien me dice que todo estaba resuelto dado que Juanito Guedes se había presentado en la Sede Social tras el entrenamiento y le había hecho saber a don Jesús García Panasco toda la verdad sobre mis dificultades para pagar las letras.

No me lo podía creer ya que él se encontraba lejos de Germán y de mi. ¿Cómo pudo escuchar lo que le estaba contando a Germán?

Aquel gesto de solidaridad y compañerismo me emocionó de tal manera que me puse a llorar como un niño. Cuando le di las gracias y un abrazo me dijo que él no sabia nada de lo que le estaba contando.

Paco Castellano y Juanito Guedes formarían una de las lineas volantes mejores de España. En la imagen se dan la mano sellando un pacto de honor.

 

 

Era Juanito Guedes, un ser humano maravilloso y humilde, no le daba importancia a nada de lo que hacia. Se preocupaba más por los compañeros que por él mismo.

En lo referente al equipo es obligado significar que Juanito Guedes era diferente a todos nosotros.

Su poder de convicción y el magisterio que ejercía sobre nosotros era superior a muchos entrenadores y ellos mismos lo sabían.

Por ello se podía tomar ciertas licencias que a nosotros no nos estaban permitidas.

Por ejemplo, cuando el equipo se encontraba en zona de peligro y el ambiente no nos era favorable, nos reunía a todos en la caseta con la finalidad de infundirnos responsabilidad y luchar hasta la última gota de sudor.

Su aliento nos llegaba tan dentro que salíamos con una moral de hierro como si nos fuera la vida en ello.

La charla duraba lo que él decidiera y ningún entrenador se atrevía a hacerle la más mínima observación.

La realidad es que tanto Carmelo Campos como los técnicos sabían la influencia que ejercía sobre la plantilla y aceptaban su liderazgo de buen grado dado que también era en su propio beneficio.

Nunca me ha agradado hablar de su enfermedad y es un tema que trato de evitar. Solo puedo decir que nunca he sufrido tanto en mi vida. Fue una experiencia traumática que nos afectó de forma inimaginable.

Juanito Guedes se llevó con él parte de la vida del club y de nuestras vidas.

Tras su fallecimiento nada parecía igual.

El club trató de suplir su ausencia con chicos de la cantera que ponían toda su voluntad y empeño, pero Juanito Guedes era inigualable y el foco de atención de todos, un jugador omnipresente, nuestro verdadero capitán y “El alma del equipo”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Paco Castellano

 

 

En la primera salida del Torneo Liguero en la Capital de España, la U.D. Las Palmas es vapuleada ante el Real Madrid por seis tantos a cero.

Tras realizar un buen primer tiempo en el Santiago Bernabeu la doble expulsión de los jugadores

Aparicio y Amancio perjudicaría más al equipo visitante.

El guardameta Ulacia, lesionado, seria sustituido por Ignacio Oregui en la primera mitad del encuentro.

Todos los jugadores amarillos rendirían por debajo de sus posibilidades.

Formación de la U.D. Las Palmas en el segundo partido de Liga ante el Real Madrid en el Santiago Bernabeu. De izquierda a derecha, de pie: Ulacia (Oregui 50´), Aparicio, Tonono, José Luis, Castellano y Guedes. De rodillas: Gilberto, Correa, Germán, Lizani y Lolín.

 

Alineación del Real Madrid que vencería a la U.D. Las Palmas de forma contundente.

 

Alineación: Araquistain (Betancor 46´), Miera, Santamaría, Pachín, Müller, Zoco. De rodillas: Amancio, Suárez, Grosso, Puskas y Gento. Entrenador: Miguel Muñoz

 

 

 

 

Injusta victoria del Atlético de Madrid ante la U.D. Las Palmas por dos tantos a tres.

La U.D. Las Palmas superaría al cuadro colchonero en la segunda mitad dándole la vuelta a un partido que se perdía por tres tantos a cero.

El equipo madrileño hizo muestras de su veteranía con excesivas brusquedades.

La defensa amarilla estuvo insegura durante todo el encuentro. En el capítulo destacados, Paco Castellano, Guedes, Correa y Germán.

 

 

Ficha Federativa De Vicente Dauder Guardiola. Temporada 1964/65.
Alineación de la U.D. Las Palmas ante el Atlético de Madrid: Oregui, Ardura, Tonono, José Luis, Paco Castellano y Guedes. De rodillas: Gilberto, Correa, Germán, Lizani y Vegazo.
En la imagen formación que presentaría el Atlético de Madrid: Madinabeytia, Griffa, Jayo, Gladía, Calleja y Rivilla. De rodillas: Ufarte, Luis, Mendoza, Ramiro y Collar.
Los capitanes de la U.D. Las Palmas y Atlético de Madrid, Juanito Guedes y Enrique Collar con el trio arbitral.
El extremo Atlético Armando Ufarte que había venido procedente del fútbol brasileño inauguraría el marcador.
Collar establecería el segundo gol del Atlético de Madrid batiendo al guardameta Oregui de fuerte disparo.
En la imagen Madinabeytia, portero del Atlético de Madrid, acude a sacar el balón desde el fondo de la red una vez que Tonono marcaba el primer gol de la U.D. Las Palmas de disparo desde lejos.
Jugada de Correa arrancando de mitad del campo. El jugador de Vegueta se va hacia la derecha y combina con Vegazo. Éste centra a media altura y Gilberto, de gran cabezazo, bate a Madinabeytia estableciendo el 2-3.

La U.D. Las Palmas debió vencer al Córdoba por un mayor resultado.

La U.D. Las Palmas pudo encarrilar el partido en los primero 45´, pero no hubo suerte en el tiro.

Magistral gol de Paco Castellano en las postrimerías del encuentro que nos daba el triunfo.

Equipo de la U.D. Las Palmas ante el Córdoba C.F.: Oregui, Ardura, Tonono, José Luis, Paco Castellano y Guedes. De rodillas: Gilberto, Correa, Germán, Lizani y Vegazo.
Formación del Córdoba: García, Simonet, Mingorance, López, Tejada y Ricardo Costa. De rodillas: Luis Costa, Juanin, Miralles, Galilea y Benítez.
Los capitanes de la U.D. Las Palmas y el Córdoba C.F., Juanín y Juanito Guedes con el árbitro y jueces de linea del encuentro.

 

Ignacio Izaguirre(entrenador del Córdoba).
El colegiado del encuentro Sr. Bañón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Banquillo canario: Gilberto (El zapatero), Pepe González (masajista), Vicente Dauder, José Luis Ulacia y Carmelo Campos.

Derrota injusta de la U.D. Las Palmas en la Coruña (1-0).

Un penalti inexistente a los quince minutos de juego permitió marcar a Veloso.

Juanito Guedes lesionado desde el minuto 31.

Pese a su lesión hizo un gran esfuerzo y luchó con gran ardor. Bien en general.

Óscar la figura del conjunto amarillo.

Óscar

 

Juanito Guedes la figura del cuadro canario.

Derrota de La U.D. Las Palmas en el Estadio de Altabix ante el Elche (2-0).

El guardameta Oregui pararía un penalti.

Juanito Guedes la figura del cuadro canario.

Ignacio Oregui

La U.D. Las Palmas y el Real Murcia empatan a cero en el Estadio Insular.

Al jugador Germán se le anula un gol.

Excelente encuentro de Juanito Guedes y Paco Castellano en la medular.

Debut de Godoy con el primer equipo.

Alineación de la U.D. Las Palmas ante el Real Murcia: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Paco Castellano y Guedes. De rodillas: Godoy, Correa, Germán, Gilberto y Vegazo.
Formación del Murcia: Campillo, Tatono, Quincoces, Maestro, Aznar y Martínez. De rodillas: Rovira, Lax, De la Fuente, Lalo y Ribada.
Capitanes del Real Murcia y la U.D. Las Palmas, Lalo y Aparicio.
Antonio Ramallets, entrenador del Real Murcia.

 

 

El Colegiado del encuentro Sr. José Carbelo Martín
En la imagen el debutante Godoy.

Inauguración de la luz artificial en el Estadio Insular ante el Real Oviedo.

Por primera vez se jugaba en el recinto deportivo de Ciudad Jardín un partido oficial nocturno

(antes lo había sido con C.D. Mallorca en un partido amistoso).

Victoria de la U.D Las Palmas por tres tantos a cero con goles de Juanito Guedes, Lizani y Germán.

Alineación que presentaría la U.D. Las Palmas en el primer partido nocturno oficial en el Estadio Insular: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Paco Castellano y Guedes. De rodillas: Vegazo, Gilberto, Germán, Lizani y León.
Alineación del Real Oviedo: Mesa, Toni, Datzira, Marigil, Manolet y Ribon. De rodillas: Girón, Bienpica, Loma, Arsenio y José Luis.
Magnífico gol de Lizani después de la brillante jugada de León por la izquierda.
En la imagen tercer gol marcado por Germán que bate al guardameta Mesa ante una nube de defensores ovetenses.

 

DIFERENTES PANORÁMICAS DE LA ILUMINACIÓN DEL ESTADIO

EN LOS DÍAS PREVIOS A SU INAUGURACIÓN ANTE EL MALLORCA

 

 

 

 

22 de Septiembre de 1964. El Estadio Insular en un partido nocturno. La instalación se inauguró en la temporada 1964 – 65 ante el Real Mallorca en un partido amistoso y con posterioridad con el Real Oviedo, donde Guedes disputaría su encuentro número 100 con la camiseta amarilla siendo el autor del primer gol nocturno en el Estadio Insular.

 

 

LA FIGURA DEL PARTIDO

Juanito Guedes

Es difícil hoy, más que nunca, la elección del jugador amarillo que debe venir a esta sección. Sin embargo, puesto que hay que elegir a uno, nos quedamos esta vez con Guedes.

Sensacional el partido del espigado medio amarillo, haciendo alardes de una técnica y una puesta a punto en lo físico admirable. De las botas de Guedes partieron muchos de los esquemas ofensivos montados por la Unión Deportiva, estupendamente apoyado por Germán adueñándose estos dos hombres del centro del terreno. Y no sólo estuvo Guedes en los momentos de ataque de U.D. Las Palmas inspirado, sino que también ayudó lo indecible a la zaga amarilla en la situaciones de agobio para el marco de Oregui.

En este capítulo hay que decir así mismo que Castellano estuvo soberbio. Pero volvemos a repetir que nos parece la elección de Guedes hoy la más oportuna puesto que ha tenido una gran parte en su haber en todo lo hecho por la U.D. Las Palmas ayer tarde en Vallejo.

A. Lemus.

 

Dos hombres tuvieron ayer en Vallejo una actuación. Fueron Castellano y Guedes, la pareja de medios. Sobre ellos se asentaron los pilares del juego isleño ante el Levante, que no pudo contraarestar el gran juego de estos dos muchachos en la zona central, lo que determinó que la U.D. Las Palmas dominara insistentemente en el segundo tiempo y estuviera a punto de obtener una victoria, que hubiese quedado como merecida.

 

Merecido triunfo de los amarillos ante el Valencia C.F.  por tres tantos a dos.

Ante un Valencia C.F. que ha sido el mejor conjunto que ha visitado el Insular.

Partido bonito, emotivo y de superioridad del equipo amarillo. 

Juanito Guedes inauguraría el marcador ejecutando una excepcional pena máxima.

Formación de la U.D. Las Palmas ante el Valencia: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Paco Castellano y Guedes. De rodillas: Vegazo, Gilberto, Germán, Lizani y León.
Alineación del Valencia: Zamora, Piquer, Mestre, Vidagany, Roberto Gil y Arnal. De rodillas: Guillot, Sánchez Lage, Waldo, Navarro y Poli.
El árbitro Sr. Pintado castiga al equipo valenciano con la pena máxima que es ejecutada por Juanito Guedes de forma magistral al ángulo izquierda del guardameta Zamora.
En un centro de Gilberto I que remata León es desviado por Mestre anotando en propia puerta.
El gol que consolidaba la victoria. Una jugada sensacional de Germán, permitió a Lizani plantarse sólo ante Zamora para batirle por alto. Instante que recoge la presente fotografía.

Triunfo claro sobre el Atlétic de Bilbao. 

Partido excepcional de los amarillos que se impusieron abiertamente en la segunda parte.

Alineación de la U.D. Las Palmas: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Paco Castellano y Guedes. De rodillas: Gilberto, Correa, Germán, Lizani y León.
Formación del Athlétic de Bilbao: Iribar, Orüe, Etura, Aranguren, Echeverria y Zorriqueta. De rodillas: Arieta, Aguirre, Arieta II, Uriarte y Yosu.
Gol de Gilberto de tiro cruzado al poste derecho una vez superado Iríbar que observa como el balón se cuela en su portería.

Resonante triunfo de la U.D. Las Palmas en el «Sanchez Pizjuan»

El equipo andaluz se vio maniatado por el dispositivo táctico que hizo Dauder.

Lizani autor de los dos goles. La afición sevillista despediría al equipo canario con una prolongada ovación.

El delantero Lizani que tendría una excelente actuación en Sevilla marcando dos goles, el último estando lesionado.

Esta victoria en la capital andaluza adquiría doble valor dado que en el partido anterior

habíamos empatado en la Romareda ante el Zaragoza

aunque por méritos contraidos merecimos ampliamente el triunfo.

El guardameta Ignacio Oregui  el mejor jugador sobre el terreno de juego. 

 

 

16 de diciembre 1964

 

 

Con un juego a ráfagas La U.D. Las Palmas no pudo vencer al Real Betis empatando a dos tantos.

El meta bético Pepín acreditó su categoría ya bien conocida durante el tiempo que fue jugador de la U.D. Las Palmas en su primera etapa.

Alineación que empataría ante el Real Betis en el Estadio Insular: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Paco Castellano y Guedes. De rodillas: Gilberto, Correa, Germán, Lizani y León.
Formación del Betis: Pepín, Aparicio, Ríos, Grau, Montaner y Frasco. De rodillas: Lasa, Azcarate, Ansola, Molina y Rogelio.

 

Louis Hon (Real Betis)
Vicente Dauder (U.D. Las Palmas)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Centro de Lizani que remata al fondo de la red magistralmente Germán pese a la estirada del guardameta Pepín.
Gol del defensa amarillo José Luis en los últimos minutos del encuentro que nos daba la posibilidad de sumar un positivo.

 

José Luis

 

Tras nuestra salida a tierras catalanas cosechando dos derrotas ante el Español (1-0) y F.C. Barcelona (4-0),

La U.D. Las Palmas recibiría el domingo al Real Madrid.

El Jugador Juanito Guedes saldría al Nou Camp en estado febril desconociéndose si estará apto para el encuentro ante los merengues.

 

 

Partido de poder a poder anoche en el Estadio Insular con ligera superioridad técnica

del equipo blanco que se mostraría rápido y cohesionado.

Igualdad de fuerza y resultado justo.

 

Formación de la U.D. Las Palmas ante el Real Madrid: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Castellano y Guedes. De rodillas: Vegazo, Gilberto, Germán, Lizani y León.
Equipo del Real Madrid que regresaba al Estadio Insular tras cuatro años de ausencia: Betancort, Miera, Santamaría, Pachín, Muller y Zoco. De rodillas: Felix Ruiz, Amancio, Grosso, Pirri y Gento.
Gol de la U.D. Las Palmas. Centro de Gilberto que se cuela ante la indecisión de la defensa y del portero Betancort.
Miguel Muñoz entrenador del Real Madrid.

 

Antonio Afonso Moreno (Tonono) la figura del encuentro.
Gilberto autor del gol de la U.D. Las Palmas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La U.D. Las Palmas perdería por dos tantos a uno en el antiguo Metropolitano.

Debut de Manolo Cabrera.

Manolo Cabrera

 

FOTOS RETROSPECTIVAS

Juanito Guedes y Manolo Cabrera

 

 

Manolo Cabrera

 

 

INTEGRANTES DE LA U.D. LAS PALMAS Y DEL EQUIPO AFICIONADO

 

Sánchez, Manolo Cabrera, Molina, Tonono, Gilberto, Godoy y Abilio. De rodillas: Juanito Oramas, Guedes, Andrés Socorro, Mendoza y Martín.
Germán, Guedes, Sánchez, Gilberto y Tonono.

 

Victoria sobre el colista en un flojo encuentro. 

Tras el empate en Córdoba en un sensacional partido la afición salió decepcionada del Estadio Insular.

Muchos fallos en los amarillo por exceso de individualismo.

Los goles canarios fueron obtenidos por Lizani y Gilberto.

Equipo de la U.D. Las Palmas ante el Coruña: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Castellano y Guedes. De rodillas: Vegazo, Gilberto, Germán, Lizani y León.
Alineación del Real Deportivo La Coruña: Benegas, Pantaleón, Manolete, Aurre, Arcángel y Dominguez. De rodillas: Torres, Escolá, Veloso, Sornichero y Montalvo.
Primer gol de la U.D. Las Palmas marcado por Lizani tras un centro de Vegazo.
Cuando sólo faltaba un minuto para la finalización del encuentro Gilberto tras rápida arrancada dejando detrás a la defensa coruñesa bate por bajo a Benegas.

La U.D. Las Palmas vencería con facilidad al Elche C.F. con dos goles de León.

El Elche C.F. pudo salir goleado del Estadio Insular de tener los atacantes amarillos mayor ambición.

Formación ante el Elche: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Castellano y Guedes. De rodillas: Manolo, Vegazo, Germán, Lizani y León.
Alineación del Elche: Pazos, Chancho, Iborra, Quirant, Ramos y Forneris. De rodillas: Oviedo, Vavá, Lezcano, Marcial y Romero.

 

Así se iniciaba la victoria

 

Tras un centro de Aparicio el habilidoso extremo León remata de ´tijereta´ obteniendo el primer amarillo.

 

 

Otra vez León. El extremo amarillo haciendo gala de su gran rapidez y habilidad bate de nuevo al guardameta ilicitano Paso.

 

 

 

10 de febrero 1965

 

 

 

 

 

 

 

 

Las visitas a la Condomina de Murcia donde se empataría a un gol y al Carlos Tartiere de Oviedo

donde nuestro equipo realizaría un decepcionante encuentro

siendo superado en todos los lances por el equipo ovetense.

La U.D. Las Palmas recibiría al Levante U.D. en el Estadio Insular.

Donde nuestro equipo vencería por la mínima diferencia.

Los levantinos no merecieron salir derrotados de nuestro feudo.

La U.D. Las Palmas no mostró en ningún momento juego ni entusiasmo.

Formación de la U.D. Las Palmas: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Castellano y Guedes. De rodillas: Gilberto, Correa, Germán, Lizani y León.
Equipo del Levante con el canario Victoriero en el Estadio Insular: Rodri, Victoriero, Gatell, Calpe, Vidal y Carlos. De rodillas: Pons, Marañón, Vanderley, Domínguez y Serafín.
El interior Correa arranca desde medio campo y pasa en profundidad con suma precisión a Gilberto, quien se adentra en el área visitante y dispara un trallazo que entra en la portería levantina como una exhalación.
En la imagen Correa envía un pase a León que marcaría el segundo tanto amarillo siendo anulado por el árbitro ante las clamorosas protestas del respetable.

 

Enrique Orizaola entrenador del Levante C.F. y antiguo seleccionador nacional juvenil en la época que nuestros ´diablillos amarillos´se proclamaban campeones de España, llevando a la Selección a los juveniles Santiago , Rafael, Óscar y Germán.
En la imagen el defensa canario Victoriero en las filas del Levante C.F.

Dominio absoluto del Real Zaragoza en el Estadio Insular.

Los amarillos rindieron por debajo de sus posibilidades realizando marcajes muy deficientes

sobre los hombres clave de la delantera maña.

La U.D. Las Palmas se adelantaría en el marcador con un gol de Lizani.

Formación de la U.D. Las Palmas que seria derrotada por El Real Zaragoza: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Castellano, Guedes y Castro (portero suplente). De rodillas: Vegazo, Gilberto, Germán, Lizani y León.
Equipo del Zaragoza que vencería contundentemente al equipo amarillo: Yarza, Irusquieta, Santamaría, Reija, Enderiz y Violeta. De rodillas: Canario, Santos, Marcelino, Villa y Encontra.

 

Roque Olsen, entrenador del Real Zaragoza.

 

Ortiz de Mendibi (árbitro del encuentro).

 

 

Rotunda victoria ante el Sevilla por cuatro tantos a uno.

Goleadores de la U.D. Las Palmas Germán, León, Lizani y Vegazo. Por el Sevilla: Diéguez.

La linea media de la U.D. Las Palmas sería lo más sobresaliente del equipo.

Equipo de la U.D. Las Palmas que golearía al equipo hispalense por cuatro tantos a uno: Ulacia, Aparicio, Tonono, José Luis, Collar y Guedes. De rodillas: Vegazo, Gilberto, Germán, Lizani y León.
Alineación del Sevilla C.F.: Rodri, Eloy, Gallego, Rebellón, Achucarro y Bancalero. De rodillas: Maraver, Diéguez, Cabral, Rivera y Velasco.
Primer gol de la U.D. Las Palmas obtenido por Germán de cabeza. En la imagen el balón en la red.
En la instantánea, León en el momento de regatear al guardameta Rodri y establecer el segundo gol.

 

Viejo conocido en el Estadio Insular.

 

El entrenador Ferdinand Dauci que tantas tardes visitaría el Estadio Insular, vendría en esta ocasión con el Sevilla C.F.

 

 

Superioridad del Real Betis ante la U.D. Las Palmas en el Estadio Benito Villamarín venciendo al equipo canario por dos tantos a cero.

Debut del canterano Martín que se convertiría en el mejor jugador sobre el terreno de juego.

 

 

Manuel Martín González (Martin I)

 

Paradigma ejemplarizante de polivalencia futbolística

 

 

 

 

 

 

 

Panorámica De la Vega de San José.

 

Aunque nació en el popular barrio de San José, donde permanecería sus primeros diez años, su familia se trasladaría con posterioridad a Schamann, que por el ecuador de los años cincuenta comenzaba a poblarse con construcciones de protección oficial que otorgaba el gobierno. Fue un crecimiento emergente, donde numerosas familias procedían de distintas zonas de la ciudad. Era un núcleo poblacional no muy habitado y todo se circunscribía a unas pocas calles teniendo como arteria principal d. Pedro Infinito, que comenzaba a la altura de la iglesia de Los Dolores y llegaba hasta Los Albergues, donde todos los niños de la zona practicaban el fútbol en los estanques de barro. De igual forma, había un terreno de juego donde se edificaría el Parque d. Benito Pérez Galdós y otro llamado Campo del Cine Sol, hoy Polideportivo García San Román.

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen del interior del Colegio Público Carlos Navarro Ruiz del entrañable barrio de San José, donde comenzaría sus estudios Manolo Martín. Su abuelo materno Jacinto era el conserje y encargado de la custodia del dicho centro.

 

Panorámica del barrio de Schamann en plena fase de expansión que tenía como arteria principal Pedro Infinito.

 

 

 

 

 

 

En mis animadas charlas con Martín I, hombre versado y de amplios conocimientos de la historia de nuestro fútbol nos diría:

«Mi familia procedía del entrañable barrio de San José y por los años 50 nos trasladaríamos a la zona alta de la ciudad, concretamente a Schamann. Sería en ese lugar por los años 1955/56 donde conocería a la familia Alvárez.

Antoñito Alvárez, gran aficionado del fútbol base, crearía el Sagrado Corazón, donde coincidiríamos con sus hijos José Antonio, Susi y Carmelín. Éste último llegaría a jugar en la U.D. Las Palmas aunque  todos ellos tenían una gran calidad técnica. Con posterioridad pasaríamos a participar en el campeonato infantil a celebrar en el jardín de la infancia, mas conocido como «La Piscina» de La Isleta.

 

 

 

 

 

Equipo del Sagrado Corazón del barrio de Schamann, fundado por Antoñito Alvárez a principios de los años 50. Este equipo infantil que entrenaba en los estanques de barro al final de la calle Pedro Infinito, jugaba sus encuentro en «La Piscina» de la Isleta y seria el primer equipo donde jugaría Martín I. De izquierda a derecha: (Guardia municipal), Antoñito Alvárez (entrenador), Gabriel, Alfonsito, Chirino, Paco, Pepe Antonio Alvárez y Manolo Martín (vestido de calle). Al fondo el cabo Arocha. De rodillas: Pepín Raluí, Jacinto, Figueras, Miguelín, Pacuco (hermano mayor de Manolo Martín) y Benito.

 

Complejo polideportivo del Jardín de la Infancia más conocido a nivel popular como «La Piscina» de la Isleta.

 

 

 

 

 

 

Vista aérea del Parque don Benito Pérez Galdós donde los inicios de expansión del barrio, los niños jugábamos a fútbol. Tomada desde el edifico conocido como «Muro de la vergüenza».

 

 

 

 

 

 

Mis padres, Francisco y Dolores, muy aficionados al fútbol, nos animaban a practicar este deporte. En rigor ya jugábamos mis hermanos, Pacuco, Pepito, Leonardo y el que suscribe en los campos de la zona, como el del Cine Sol, hoy García San Román, en el del Cine Plaza, hoy Parque don Benito y  en los estanques de barro. Posteriormente formaría parte del Nuria e Imperial de Arenales, donde coincidiría con amigos como Paco Castellano, Lasso, Mejido y Pedro…

Llegada la edad juvenil pasaría a integrar la cadena de filiales de La U.D. Las Palmas, de la mano de Antonio Velázquez, captador de las categorías inferiores de la U.D. Las Palmas supervisada por Carmelo Campos».

 

 

 

 

 

 

En la imagen, equipo infantil de Nuria, que se proclamaría campeón en el primer Torneo infantil celebrado en uno de los estanques de barro, donde se ubican en la actualidad el Parque de Los Músicos. De izquierda a derecha, de pie: Suso (portero), Marcelino, Martín, Pepe, Jorgito, Pacuco y Miguelín (delegado). De rodillas: Pacuco, Lasso, Felipe, Manolo y Carmelo.

 

Martín con algunos componentes del Infantil Nuria. De izquierda a derecha: Rogelio, Martín, Antonio (delegado) y de rodillas, Cristóbal (Poba).

 

En la imagen, otra formación del Nuria con la presencia de mi padre en la parte posterior, el cuarto de izquierda a derecha.

 

 

 

 

 

 

Juanito Guedes ya vivía con sus tíos en el Alto de los Leones, lugar situado cerca de los Tarahales y la Paterna, que en aquellos años eran fincas de cultivo y ganadería. La Paterna tenía en su interior un estanque de barro donde también solían jugar al fútbol los chicos de las Rehoyas Altas.

Juanito Guedes era dos años mayor que yo pero su complexión física desde niño era la de un adulto. Todos los niños de la parte alta de la ciudad que jugábamos a fútbol nos conocíamos.

La vida era muy familiar en aquellos años y los hábitos y costumbres muy similares. No había la diversidad de deportes de hoy y España salía gradualmente de una posguerra. Eran tiempos difíciles donde había que agudizar el ingenio y la cultura del esfuerzo.

Conocí a Juanito Guedes jugando en los estanques de barro y en su corta militancia en un equipo infantil llamado Rehoyas donde sobresalía por su envergadura y facultades futbolísticas.

 

 

Rafael (Mantequilla), Juanito Guedes y Chele, formando con el Rehoyas en el campo del cine Sol, en la actualidad García de San Román.

 

 

No obstante, Juanito Guedes no llevó la misma trayectoria que la mayoría de jugadores que con el tiempo llegaríamos a la U.D. Las Palmas. Por regla general, comenzábamos a jugar en competiciones del Jardín de la Infancia, más conocida como «La Piscina», en el barrio de La Isleta. Integrábamos diferentes equipos como el Estrella Blanca, Imperial de Arenales, Porteño, La Luz, Alvarado Duarte, el Carmen…

 

En la instantánea, formación del Imperial de Arenales en «La Piscina» de la Isleta antes de un encuentro. De izquierda a derecha, de pie: Rafael (delegado), Pedro (portero), Ignacio, Antonio, Pita, Óscar, Martín y Marcelino (entrenador). De rodillas: Armando (auxiliar), Manolo Reyes, Mariano, Lasso, Nono y Eloy.

 

 

En otra zona de la ciudad como el Barranco Guiniguada y Ciudad del Mar había igualmente competiciones infantiles donde jugaban equipos de aquella zona como el Santo Domingo, San Lázaro, Paquete Vila, Farnesio, Pequeño Barcelona, Terry…

Juanito Guedes prefería jugar a su aire practicando en toda clase de torneos, sobre todo en Tamaraceite y en el sur de la isla durante los periodos estivales que pasaba en casa de sus padres. En aquella zona sureña y aún en edad infantil se fue formando participando en competiciones de adultos que le doblaban en edad. Con posterioridad ficharía en el Porteño de Bonifacio Vega, pero desplazarse a «La Piscina» de La Isleta le quedaba muy lejos para efectuar los entrenamientos y dado que ya se había efectuado la fusión con el Juventud Tamaraceite, donde militaban amigos como Vicente Reyes, Ramón, Pedro, prefirió decantarse por el Juventud. Yo, al tener menor edad y jugar en el Imperial de Arenales, no tuve ocasión de enfrentarme a él en competiciones de adheridos o encuentros oficiales.

Fachada de la Ciudad Deportiva Martín Freire.

 

 

Formación del Juvenil Las Palmas C en la Ciudad Deportiva Martín Freire. De izquierda a derecha, de pie: Pedro, Martín, Paco Castellano, Rafael, Masso, Molina y Grisaleña. De rodillas: Juanito Nuñez, Modesto, Pucho, Saavedra, León y Eugenio.
Selección Juvenil de Las Palmas, campeona de España, 1961/62, que vencería en sensacional encuentro a la selección portuguesa por el abultado resultado de seis tantos a uno,. De izquierda a derecha, de pie: Santiago, Rafael, Paco Castellano, Mujica, Óscar, Lasso y Pedro. De rodillas: Oramas, Martín, Germán, Lolín y León.
Convocados de la Selección Juvenil de Las Palmas 1961/62 para el partido frente a la Selección de Portugal en el Estadio Insular. De izquierda a derecha, de pie: Santiago, Lasso, Cachicha, Rafael, Paco, Mujica, Óscar, Gustavo, Ramírez, Mejido y Pedro. De rodillas: Oramas, Blanco, Martín, Germán, Lolín, León, Cipriano y Antonio Juan.

 

 

Martín en labores de capitán de la Selección Juvenil (1962/63).

 

Formación de la Selección Juvenil de Las Palmas en la temporada 1962/63. De izquierda a derecha, de pie: Antonio Juan, Manolo, Paco Castellano, Martín, Rial, Domingo, Niz, Cipriano, Oliva y Domingo (portero suplente). De rodillas: Toni, Pepe Juan, López, Correa, El Chola, Alvárez y Toni Vera Palmés.

 

 

Con el transcurso de los años y ya militando en el Juvenil de la U.D. Las Palmas C, fui llamado junto a otros compañeros a efectos de integrar el grupo que se formaba para configurar la Selección Juvenil. A nosotros nos entrenaba Antonio Velázquez que era a su vez auxiliar de Luis Molowny.

Los entrenamientos tenían lugar en La Ciudad Deportiva Martín Freire, Antonio Rojas y Estadio Insular. Juanito Guedes acudía por segunda vez a la Selección Juvenil y allí tuve la oportunidad de compartir equipo en un partido de preselección que se solía realizar para configurar la plantilla que debía representar a la selección juvenil de Las Palmas de forma definitiva.

 

Imagen de Martín y Castellano en el Estadio Insular defendiendo los colores del Aficionado de la U.D. Las Palmas.

 

 

 

En lo que a mí respecta, me quedaban aún dos años más para integrar la selección y era lógico que seleccionaran a los de mayor experiencia, salvo casos excepcionales.

Suelo referirme con relativa frecuencia a una anécdota de un entrenamiento en Martín Freire cuando hablamos de la figura de Juan Guedes.

Yo era apenas un niño en pleno desarrollo y aunque en juveniles, d. Enrique Alcalde y d. Fernando Valdivielso, nos preparaba muy bien en lo físico. Cuando me vi en aquel campo jugando con un fuerte viento en contra, me las veía y deseaba para desplazar el balón al igual que la mayoría de los compañeros.

A mi lado Juanito Guedes parecía un gigante. Me quedé realmente impresionado con su forma de desplazar el balón. Cada vez que despejaban del área contraria el esférico venía a él como si se tratara de un imán. Luego, disparaba con una potencia descomunal desde todas las distancias. Era tanta su fortaleza que aquel huracanado viento, llegaba con mucha fuerza en contra de nuestra parcela de juego. ¡A él le tenía sin cuidado, dado que en esa circunstancia era capaz de poner el balón a 50 m de distancia!.

Yo, al presenciar aquella fuerza de la naturaleza delante de mí, me hice una reflexión: ¿qué pinto yo aquí?

Los compañeros se ríen al contar la anécdota, pero era la auténtica realidad. En aquel segundo año con la Selección Juvenil, Juanito Guedes sería el jugador más destacado. Sus partidos ante la selección tinerfeña fueron impresionantes.

Prueba de ello fue la llamada del seleccionador nacional Eusebio Martín dándole la titularidad en aquel torneo de la U.E.F.A. que tuvo lugar en Lisboa. A su regreso fue fichado por la U.D. Las Palmas, siendo elegido el mejor deportista del año.

Aquel año de 1961 sería inolvidable en la vida de Juanito Guedes. Al año siguiente, con una selección sin jugadores del nivel de Tonono, Guedes, Correa, Molina, Andrés Socorro… nos proclamaríamos Campeones de España, eliminando por fin a la Selección de Tenerife, que era nuestra ´bestia negra´.

 

 

 

Selección Juvenil de Las Palmas que vencería brillantemente a la Selección Inglesa campeona de Europa por dos tantos a uno. De izquierda a derecha, de pie: Antonio Juan, Ortiz, Gustavo, Mujica, Niz, Óscar, Carmelo (Cachicha), Paco Castellano y Pedro. De rodillas: Lasso, Oramas, Martín, Lolín, Correa y León.

 

Juanito Guedes ponderaría nuestra actuación en un medio informativo argumentando cuánto le hubiese gustado haber participado en aquella selección. Por el contrario, Germán que pudo jugar en el primer equipo al igual que Juanito Guedes o Tonono sería requerido a la U.D. Las Palmas por Luis Molowny para reforzar la Selección Juvenil, no pudiendo debutar ese mismo año.

Sin embargo, el destino lo premiaría con la consecución de un Campeonato de España de Juveniles por primera vez en la historia. Aquella gesta fue inenarrable y quedará para siempre en los anales de la historia del fútbol canario. Como prueba y testimonio, dicha selección aportaría cuatro jugadores a la Selección Nacional Juvenil, siendo capitaneada por Germán Dévora, además de Santiago (portero), Rafael y Óscar.

En la imagen los cuatro jugadores de la Selección Juvenil seleccionados para el equipo nacional: Rafael, Santiago, Óscar y Germán.

 

 

El fútbol siempre ha sido un compendio de alegrías y sinsabores.

Tendrían que transcurrir tres años para llegar al primer equipo de la U.D. Las Palmas en Primera División y poder alinearme junto a Juanito Guedes en un encuentro ante el Real Betis en mi debut en el Benito Villamarín, aunque desde mi paso al Aficionado aún en edad juvenil, ya entrenaba con el primer equipo con Rosendo Hernández, donde surgió una especial empatía con Juanito Guedes, dado que ambos éramos de la zona alta de la ciudad.

A pesar de tener cierta autoridad en el vestuario, Juan era un ser humano extraordinario, dulce y cariñoso con quienes nos íbamos incorporando al club.

Paco Castellano y Martín I, en el Aaiún vistiendo el uniforme de la U.D. Las Palmas. En este viaje debutaría ante el Betis C.F. ek lateral amarillo Martín I realizando un brillante encuentro.

En la misma temporada (1964-65) con Vicente Dauder, fue necesario jugar cuatro encuentros de Copa del Generalísimo con el C.D. Tenerife para eliminarlos. El entrenador tuvo el inconveniente de no poder contar con Juanito Guedes por una indisposición, con lo cual tuve la suerte de ser llamado para participar en ese encuentro, lográndose al fin la eliminación del equipo tinerfeño. Antonio Collar  sería el autor del gol de la victoria tras 270 minutos de juego.

Juanito Guedes tenía una inteligencia natural obtenida más bien en la universidad de la calle. Se había educado con sus padrinos y era una persona que sabía estar pero, a su vez, tenía la sabiduría de haber vivido en plena libertad y era poseedor de una intuición especial para captar toda clase de situaciones y llevarlas por la senda correcta. En sus labios tenía siempre el dicho de: «No pasa nada».

Era una persona que te infundía confianza, seguridad y optimismo, y sabía cómo levantarte el ánimo en los momentos amargos como en las lesiones, derrotas o cualquier contratiempo que pudiera presentarse en el día a día de la entidad.

Como jugador era excepcional, dada su diversidad de funciones. En mi opinión ha sido uno de los mejores organizadores que ha tenido el club a lo largo de su historia.

En funciones más atacantes tendría que mencionar a Germán Dévora. La ausencia de estos dos jugadores se notaba en exceso. Todos los equipos ponían siempre una marca sobre ellos, lo cual no dejaba de ser un hándicap a efectos de organizar el juego. Por otro lado, le daba la posibilidad a otros compañeros de jugar con mayor libertad.

Mucho se ha hablado de la autoridad moral de Juanito Guedes y de su peso específico en el club. Todo ello era muy lógico y natural.

No todas las personas tenemos ese don para servir de enlace con el club y tratar de defender y preocuparse de todos los problemas que pudieran surgir. Debido a ésto, el club le agradecería su papel de interlocutor, ya que tenía esa facilidad para mediar en defensa de los compañeros.

Todos agradecerían muchos su labor y él fue asumiendo una posición distinta. Era natural que tanto los rectores del club como entrenadores y auxiliares, le tuvieran en gran estima dado que en gran medida les quitaba una gran carga. Aparte estaba su palmarés como jugador desde que llegó al equipo, siendo uno de los jugadores más admirados y respetados en todos los campos de España.

 

 

 

 

 

 

 

MI PROPENSIÓN A LAS LESIONES

 

Martín I en edad juvenil.

Como consecuencia de una intolerancia a los lácteos, por aquellos años la medicina en este campo estaba en una fase embrionaria y no entendían el porqué de la pérdida de peso como consecuencia de no poder asimilar adecuadamente los nutrientes esenciales, lo cual conducía a que tuviera con relativa frecuencia lesiones de menor importancia, que alguna de ellas se cronificarían, pero que me impedían estar al 100%.

La mayoría de entrenadores contaban conmigo, alineándome como titular y llegué a participar en partidos de suma trascendencia e importancia, pero no llegaba a tener continuidad. Tras varios encuentros me surgía una nueva lesión. Nadie se podía imaginar lo que sufría y las veces que salí del terreno de juego lesionado de cierta consideración. Al morir mi padre muy joven, yo era mantenedor y tenía que llevar el sustento a casa, siendo mis hermanos muy pequeños.

En la temporada 1968-69, ya finalizando la Liga, se da la circunstancia que nos ofrecerían a José Ángel, Vicente García y a mí, un contrato para jugar la Copa Libertadores de América con el Canarias de Venezuela, en calidad de cedidos. Al regreso, el club, me da la carta de libertad y tras reflexionar, decido abandonar el fútbol profesional y continuar mis estudios a efectos de comenzar a plantearme mi futuro. Una vez comenzada mi nueva vida, fue necesario un ímprobo esfuerzo de formación académica, hasta llegar a defender como visitador médico en una de las compañías de mayor prestigio como es la empresa alemana Bayer.

Tras varios trabajos eventuales y algunos pinitos como entrenador y obtener la plaza, decido dedicarme plenamente a mi profesión. Mi vida cambió sustancialmente a todos los niveles, no sólo en lo referente a mi poder adquisitivo sino a mi formación cultural, relaciones, viajes y a lo que es más importante en mi jerarquía de valores, como era el haber podido darle a todos mis hijos unos estudios y comodidades de las que yo de niño no había podido disfrutar.

La última vez que vi a Juanito Guedes fue en la Clínica Santa Catalina tras su segunda intervención en Barcelona. Eran las primeras semanas y aunque su deterioro era evidente podía aún levantarse de la cama y hablar con naturalidad.

Cuando me vio entrar se levantó y me dio un abrazo muy sentido. Luego, se dirigió al espejo que había en su estancia y arreglándose un poco el pelo y mirándose el rostro me dijo: -Martín, dentro de muy poco estaré bien y podré comenzar a entrenar con los compañeros. Le conteste: -claro Juan, no me cabe duda de ello, pronto estarás de nuevo en el terreno de juego.

Hablamos durante un rato y nos despedimos. Es cierto que estaba delgado y demacrado, pero no como en las últimas semanas. Aunque ya me habían informado sobre su incurable enfermedad.

Nunca te puedes hacer a la idea de perderlo definitivamente y menos después de sus palabras tan alentadores. Aquella firme esperanza de Juanito Guedes no pudo verse cumplida y muy pronto decía adiós a la vida.

Juan era muy despierto e intuitivo y a veces, con el transcurso de los años, he llegado a dudar si verdaderamente creía en su recuperación integrándose a los entrenamientos o si sus palabras fueron para no preocuparme sabedor de la estima que le tenía, siendo conocedor de la realidad de los hechos.

 

En la instantánea el elegante defensa Martín despeja una jugada peligrosa ante le marco canario salvando un gol que ya cantaban el graderío.
Último partido en el estadio del Metropolitano.De izquierda a derecha: Ulacia, Martín I, Tonono, José Luis, Paco Castellano y Niz. De rodillas: Juan Luis, León ; Gilberto I, Guedes y Vegazo.
Partido amistoso de pretemporada jugado en el Estadio Insular. De izquierda a derecha, de pie: Oregui, Aparicio, Castellano, Martín I, José Luis, Guedes y Castro. De rodillas: Juan Luis, Niz, Gilberto I, Lizani y León.
Encuentro en el Estadio Insular en la Copa del Generalísimo frente al Langreo (19 de mayo 1968). De izquierda a derecha, de pie: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Martín I y Guedes. De rodillas: León, Martín II, José Juan, Gilberto II y Gilberto I.
En la imagen, Martín I en su etapa en el Canarias de Venezuela en partido correspondiente a la Copa Libertadores de América frente al América de Cali (Cali, Colombia). De izquierda a derecha, de pie: Leiva, Ovidio, Sánchez, Martín I, De Suze y Silva. De rodillas: Rabelo, Jair, Ancheta, Curro y Vicente.

 

Martín I posando para la cámara en el Estadio Olímpico de Caracas luciendo los colores del Canarias de Venezuela.

 

 

En la imagen equipo de la U.D. Las Palmas en el aeropuerto de El Aayun en su viaje a Sevilla en el último partido del torneo liguero con la finalidad de jugar ante el Real Betis. De izquierda a derecha de pie: Jose Luis, Vegazo, Aparicio, Guedes, Tonono, Germán, Lizani y Pepe González (masajista). De rodillas: Martín, Gilberto, Oregui, Collar, Castellano y Ulacia.

 

La figura del encuentro.

 

Relevo generacional

 

 

El jugador canterano Martín integrante de la Selección Juvenil Campeona de España y Aficionado le llegaría la hora de debutar con el primer equipo de la U.D. Las Palmas. En la imagen con semblante sonriente luciendo el uniforme del club escucha con atención los consejos del Capitan Ernerso Aparicio. Finalizado el encuentro en el Benito Villamarín el lateral Martín sería denominado el mejor jugador sobre el terreno de juego.

 

 

 

 

LAS GEMELAS

 

En la foto, los jugadores de la U.D. Las Palma Juanito Guedes y Tonono bajando de la jardineras en el aeropuerto de Barajas con las clásicas gemelas.

 

A las maletas de Juanito Guedes y Tonono les decían ‘las gemelas’ porque, fieles a su hermandad tanto dentro como fuera de la cancha, las habían comprado iguales. Eran relativamente grandes y de un color hueso tirando a gris con ribetes rojos.

Las llenaba generalmente Georgina, esposa de Juanito, que tenía una destreza especial para que la ropa y los artículos de aseo personal cupieran perfectamente.

No conviene olvidar que los jugadores cobraban una mensualidad irrisoria si las comparamos con las cifras astronómicas de la actualidad. Permanecian dos semanas en la península y aquel dinero extra era en ocasiones superior a la propia mensualidad y si querían ahorrar de cara a un futuro debíamos invertir con el dinero de la prima de fichaje, pero como no nos daba suficiente con la mensualidad y teniamos que recurrir siempre a ella.

La gente debe entender que la vida del jugador es corta y el fútbol se fue profesionalizando de tal forma que requería dedicación completa.

Los años pasaban a velocidad de vértigo y cuando causas baja se ven sin ahorros y sin oficio, dado que el fútbol profesional había ocupado prácticamente toda tu vida.

Había excepciones como Tonono, Guedes o Germán, que tenían otro nivel y podían invertir algo, aunque al no ser traspasados, perderían igualmente mucho dinero y la posibilidad de resolver su futuro.

Regresando a los controles de aduanas, recuerdo que una vez a los turistas les dejaban pasar el equipaje de mano y a los jugadores les obligaban a facturar. Juanito Guedes se fue al mostrador y se quejó de esta discriminación, dado que normalmente no se facturaba.

Algunos de los nuevos valores canteranos que llegaban al equipo les hacían saber a Juan y Tonono que eran temerosos a ese tipo de cosas y no quería llevar nada. Juan les decían que ellos le comprarían la maleta y se encargarían de todo.

Solía utilizar una expresión muy simpática: “Aquí no pasa nada”.

En la imagen, Juanito Guedes bajando sonriente las escalerillas del avión a su llegada a la Capital de España.

 

 

 

 

 

El Secretario General de la entidad don Jesús García Panasco y el legendario periodista deportivo Pascual Calabuig a pie de pista en uno de los numerosos viajes a la geografía peninsular.
En la imagen, el Secretario General Jesus García Panasco en plena funciones administrativas en la Sede Social de la entidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juanito Guedes en la escalerilla trasera del avión portando en mano las clásicas gemelas.

Juanito Guedes les decía que no me preocuparan y que en caso de cualquier contingencia ellos cubrirían con los gastos.

Se acordaba que el 50% de lo que iba en la maleta era para los novatos y el resto para ellos.

Todos sentían hacia Juanito y Tonono una gran admiración y confiaban plenamente en ellos. Pero el destino, a veces, te depara sorpresas imprevistas.

Al llegar a Madrid ,en el aeropuerto de Barajas, les estaban esperando.

Pudimos observar que los guardias se hablaban y se apartaban formando fila por cada lado y cuando los jugadores bajaron el último escalón, los pararon y los tuvieron retenidos desde las dos hasta las cinco de la tarde, con el autobús esperándonos fuera del aeropuerto, dado que jugaban ante el Zaragoza.

Aún hoy, nos podemos imaginar el rostro del secretario general Jesús García Panasco, que al mostrar cualquier contrariedad hacía una mueca muy particular que toda la plantilla conocíamos.

El secretario general se vería obligado a firmar haciéndose responsable de aquella historia.

Juanito Guedes y Tonono, que eran auténticos caballeros y haciendo honor a la palabra dada pagarían la multa.

Después de aquel incidente donde Jesús tuvo que declarar en el juicio, las bromas eran continuas.

Muchos jugadores le decían a Juanito Guedes en plan sarcástico: ´

Juan, cómprame una maleta que yo te doy el 50% de los beneficios obtenidos con la regalos vendidos! Pero Juanito Guedes sabía llevar las bromas.

El guardameta Pepín regresaría al club con posterioridad, siendo informado de lo que a él en otros tiempos, ya le había sucedido. Entonces en todo bromista, le dijo mirando fijamente a Juanito Guedes y Tonono, les espetó: ´Buena venta caballero!

Con el transcurso del tiempo se volvería a la misma rutina de siempre y Juanito Guedes y Tonono, que ya habían adquirido una mayor experiencia, se sabían todos los trucos y al ser jugadores muy cotizados tenían muchos contactos.

Se miraban las marcas de las maletas y llevaban varias tizas de diferentes colores y todo volvió a la normalidad ya que los propios aduaneros hacían la vista gorda al pedir igualmente favores.

En la actualidad toda aquella actividad ha cambiado con la retirada de régimen de Puerto Franco no es lo mismo y con todos los raptos y acciones punibles que han tenido lugar en el mundo, las revisiones son muy estrictas y severas.

 

El Doctor de la U.D. Las Palmas Emilio Tomé había puesto como única condición viajar con su señora (Phyllis Head). En la imagen, en primer plano junto a su esposo Emilio Tomé y el Secretario General Jesús García Panasco.
Juanito Guedes llega a la Capital de España con semblante de responsabilidad.
Juanito Guedes con su fiel gabardina atravesando la pista del aeropuerto de Barajas en compañía de un sacerdote.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se comenzó la Liga con una gran victoria sobre el Barcelona y se acabó con un descollante triunfo

sobre el otro conjunto catalán, haciéndose méritos para superar el tanteador.

Se había conseguido de forma soberbia la permanencia en la Primera División, con un sólo negativo

y con un plantel de jóvenes futbolistas que presagiaban buenas y tranquilas campañas para un futuro cercano.

Muy del agrado del público este encuentro, que satisfizo plenamente por la voluntad y clase de sus componentes.

(Luis García Jiménez)

 

Alineación de la U.D. Las Palmas en su último encuentro de Liga ante los ´periquitos´ venciendo por la mínima diferencia: Oregui, Aparicio, Tonono, Castellano, Óscar, Collar y Castro (portero suplente).De rodillas: Vegazo, Gilberto, Germán, Correa y León.
Alineación del Español en el Estadio Insular con Alfredo Di Stefano: Carmelo, J. Manuel, Bartolí, Barnils, Bergara y Riera. De rodillas: Vall, Idígoras, Di Stefano, Jesús y Tejada.
Los capitanes de ambos equipos Aparicio y Bergara con el colegiado del encuentro Sr. Carmelo Martín.

 

Ladislao Kubala entrenador del R.C.D. Español.

 

En la imagen el podólogo de la U.D. Las Palmas Sr. Robaina.

 

 

Tras cuatro partidos de eliminatoria con el Tenerife en la Copa del Generalísimo,

algo insólito en la historia del club, se consigue

en el último encuentro vencer al equipo tinerfeño con gol de Antonio Collar y

presentación de Martín I en el Estadio Insular.

Equipo de la U.D. Las Palmas que caería de la eliminatoria copera ante el Atlétic de Bilbao: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Martín y Guedes. De rodillas: Juan Luis, Gilberto, Germán, Collar y León.
Formación del Bilbao que eliminó a la U.D. Las Palmas en la Copa del Generalísimo: Iríbar, Orúe, Echeberria, Aranguren, Etura y Sugazaga. De rodillas: Argoitia, Aguirre, Arieta II, Uriarte y Llosu.
Extraordinario gol del extremo Juan Luis burlando la salida del ´chopo´ Iríbar.

 

Martín y Juanito Guedes formarían por primera vez la linea de volante del equipo amarillo realizando ambos un excelente encuentro.

 

VIAJE A VENEZUELA CON LAS AUSENCIAS DE JUANITO GUEDES Y GERMÁN DÉVORA

POR MOTIVOS DE SU PARTICIPACIÓN EN LA SELECCIÓN MILITAR

La U.D. Las Palmas participaria en tres encuentros en el Estadio Olímpico de Venezuela

 

 

 

 

 

Partido de la U.D. Las Palmas ante el A.C. Milán en Venezuela. Forman en la imagen: Oregui, Aparicio, Óscar, Tonono, Collar, Castellano, Martín I y Foria (portero suplente). De rodilla: Juan Luis, Manolo, Gilberto I, León, Vegazo y José Luis.

 

La Colonia Canaria en Venezuela da la bienvenida a la U.D. Las Palmas antes del encuentro ante el A.C. Milán.

 

Expedición amarilla en la Embajada de España durante la estancia de nuestro equipo en Venezuela. De izquierda a derecha, al fondo: Lizani, Correa, Manolo, Tonono y Antonio Ayala. De izquierda a derecha, de pie: Gilberto, Collar, Vegazo, Pepe González (masajista), Juan Luis, Aparicio, Clara Sintes, Matias Vega, León, Martín, Foria, Óscar y José Luis. De rodillas: Jesus García Panasco y Jesús Gómez.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TEMPORADA 60 / 61


TEMPORADA 61 / 62


TEMPORADA 62 / 63


TEMPORADA 63 / 64


TEMPORADA 64 / 65


TEMPORADA 65 / 66


TEMPORADA 66 / 67


TEMPORADA 67 / 68


LA U.D. LAS PALMAS SE PROCLAMA SUBCAMPEÓN DE LIGA EN LA MEJOR TEMPORADA DE SU HISTORIA


TEMPORADA 69 / 70


TEMPORADA 70 / 71