66 / 67

 

 

JUANITO OCHOA Y SU FALTA DE IDENTIFICACIÓN CON EL FÚTBOL CANARIO

LA SOMBRA DE UN DESCENSO

CON LA LLEGADA DE LUIS MOLOWNY LLEGA LA LUZ Y SE DISIPAN LAS TINIEBLAS

 

 

16 DE AGOSTO DE 1966

 

El histórico PORTEÑO cambiaba de nombre y pasaba a llamarse UNIÓN DEPORTIVA TAMARACEITE.

El jugador de la U.D. Las Palmas Juan Guedes se convertiría en el nuevo presidente del club.

 

Cambio de denominación en el Club Deportivo y también de Presidente.

El histórico Porteño, tras varias temporadas en Primera Regional, desde hacía años se debatía en la precariedad militando la tercera categoría regional.

La institución sería reconocida desde aquel entonces en adelante por UNIÓN DEPORTIVA TAMARACEITE,

dado que era en dicho lugar donde estaba enclavado actualmente el equipo.

 

En la imagen obras de la construcción del Estadio de Tamaraceite denominado con posterioridad Juan Guedes.

 

Panorámica del campo Juan Guedes en Tamaraceite donde con posterioridad llegaría a jugar su hijo Juani Guedes Ojeda defendiendo los colores de dicho club.

 

 

ENTREVISTA AL PRESIDENTE DEL TAMARACEITE JUAN GUEDES RODRÍGUEZ

Díaz Cutillas

El nuevo Presidente es un antiguo jugador Juvenil y Regional de dicho equipo. Nada menos que el famoso Juan Guedes, Internacional Militar y una de las figuras de la U.D. Las Palmas.

Guedes nos habla de su equipo.

– Hemos querido ponerle Tamaraceite porque creemos que es justo que así sea. No en vano es allí donde el club tiene su asiento. Los socios y los aficionados nos lo pedían insistentemente y, hecha la propuesta, fue aceptada por la Federación.

¿Qué proyectos tienes como Presidente?

– Muchos. el primero es que pretendo llevar al equipo a Segunda Regional. Ha de volver a ser lo que fue y más aún. También hemos alquilado un nuevo local social que es mas amplio. 

Seguiremos con nuestro equipo juvenil y esperamos también la cooperación de la Unión Deportiva Las Palmas.

Nos da Guedes otro datos de interés sobre su nuevo local social, que están reformando adecuadamente.

– En materia de jugadores hemos incorporado a varios de nuestros juveniles. Seguirán los veteranos Ramírez, Guerra y Pepito, hombres que lo han dado todo por el club. Lo que aún no tenemos conseguido es el entrenador.

Se hablaba de que ibas a ser tú.

-Yo no puedo porque son tantos desplazamientos que no podría estar siempre al lado del equipo. He ofrecido el cargo a Collar pero no se si aceptará.

Un último proyecto nos expone Juan Guedes.

-Lo ideal sería disponer de un terreno de juego en Tamaraceite. De este modo la afición, ya bastante buena, sería más numerosa.

 

D.C.

 

 

 

Antonio Collar

 

 

En un artículo del periódico LA PROVINCIA se puede apreciar un autógrafo de Juanito Guedes que expresa su vocación al servicio del deporte y reza de la forma siguiente: «PARA TRIUNFAR EN EL FÚTBOL HAY QUE TENER ILUSIÓN Y FE».

 

 


 

 

Decepcionante encuentro ante el Vitoria de Setúbal que merecería la victoria.

Germán Dévora y Guerreiro autores de los goles.

El Vitoria de Setúbal mostraría su mayor rodaje.

La Formación de la U.D. Las Palmas sería la siguiente: Oregui, Martín II, Tonono, José Luis, Castellano y Guedes. De rodillas: José Juan, Pepe Juan, Germán, Gilberto y León.
Formación del Vitoria de Setúbal: Mourinho, Conseicao, Torres, Carrico, Tomé y Cardoso. De rodillas: Augusto, José María, Guerreiro, Carlos Manuel y Pedras.
En la imagen los capitanes de ambos equipos Juanito Guedes y José María con el colegiado del encuentro Sr. Ventura y jueces de linea.
Los capitanes de ambos equipos intercambian los banderines en presencia del trio arbitral.

 

JOSÉ JUAN

 

 

UN GUERRILLERO EN EL CORAZÓN DEL ÁREA

Alberto Molina saludando a sus excompañeros Gilberto II y José Juan

 

Justo Gilberto y José Juan.

El notable escritor Diego de Vicente le bautizaría ´El Mencey de Anaga´ haciendo referencia a sus más puros ancestros.

José Juan

Desde su llegada a la entidad amarilla -1966-67 – cuando el equipo era dirigido por Juanito Ochoa se supo ganar la estima de todos los canarios por su ardor combativo

En una de nuestras charlas en las entrañas de un renovado Heliodoro Rodríguez López me confesaría:

Tengo un grato recuerdo de la vecina isla y del cariño que me profesaba la afición en todo momento.

Aún en la actualidad me recuerdan como si se tratara de un jugador en activo y ya ha transcurrido medio siglo.

La única pena que me quedó fue no haber podido ganar aquel campeonato.

En realidad y dicho desde la humildad si algún equipo se lo merecia era el nuestro, dado que practicábamos el mejor fútbol con goleadas a equipos punteros como el Atlético de Madrid o Barcelona.

De todos los compañeros tengo grandes recuerdos pero Juanito Guedes es punto y aparte.

La gran labor de Juanito Guedes no sólo se circunscribía a los terrenos de juego sino en velar por el estado anímico de todos nosotros.

¡Nunca he visto nada igual!

Desde que los jugadores tinerfeños llegamos a la isla él se encargaría de todas las gestiones haciéndonos sentir como en nuestra propia casa.

Como futbolista era un fuera de serie porque aparte de su gran clase podía adaptarse a cualquier demarcación y esta virtud es prioridad de muy pocos.

Incansable al desaliento parecía estar en todos lados.

Su juego era preferentemente a base de pases en largo aunque él todo lo hacia bien.

Antes de llegar a la U.D. Las palmas nos habíamos enfrentado en múltiples ocasiones y ambos teníamos mucho carácter.

En el terreno de juego no paraba de darte consejos y cuando por alguna razón no jugaba su ausencia se notaba sustancialmente.

 

En la instantánea, Aparicio y José Juan saliendo del terreno del juego tras el triunfo al Barcelona por cuatro tantos a uno. (26 de noviembre de 1967)

 

 

Era un futbolista muy difícil de marcar porque se ladeaba y cubría muy bien el balón y con un solo desplazamiento te ocasionaba una ocasión ante el área rival.

En el terreno de juego me animaba de forma constante.

Recuerdo un encuentro donde todo me salía mal. Era algo increíble que no llegaba a comprender. Ha sido sin lugar a dudas el peor partido que he jugado en toda mi carrera profesional.

Ante mi desesperación e impotencia Juanito Guedes venia hacia mi demarcación para darme confianza y tranquilizarme. Salí del terreno de juego llorando y con mi autoestima por los suelos.

Juanito Guedes se percataba del más mínimo detalle.

Los jugadores de la U.D. Las Palmas, José Juan y Gilberto II recibiendo sus respectivos trofeos.

 

 

 

 

 

Me buscó y dándome un fuerte abrazo me dijo: “No quiero verte triste, aún queda Liga y comprendo que te estés reservando para la semana siguiente”.

Nadie se puede imaginar lo que representaron aquellas palabras en un día tan amargo. No pude hacer otra cosa que reírme.

Lo curioso y anecdótico del caso es que a la jornada siguiente marcaba dos goles que representaban la victoria del equipo.

La profecía de Juanito Guedes se había cumplido.

 

En la imagen, Melián, José Juan y Ulacia en el banquillo de la U.D. Las Palmas. Eran los últimos años en el equipo amarillo del Mensey de Anaga.

 

Triunfo de la U.D. Las Palmas ante el Vitoria de Guimaraes por tres tantos a uno con sensacional actuación de Juanito Guedes,

que marcaría, además, una pena máxima.

Formación de la U.D. Las Palmas ante el Victoria de Guimaraes: Oregui, Martín II, Tonono, José Luis, Castellano y Guedes. De rodillas: José Juan, Pepe Juan, Germán, Gilberto y León.
Equipo del Vitoria de Guimaraes en su visita al Estadio Insular: Roldao, Gualter, Daniel, Pinto, Joaquín, Jorge y Ribeiro. De rodillas: Péres, Miranda, Campinense, Méndez y Castro.
El Capitan de la U.D. Las Palmas Juanito Guedes intercambia banderines con su homólogo del Vitoria de Guimaraes Miranda.

Decepción en el debut en la Liga con Juanito Ochoa.

Tras su brillante campaña con el Pontevedra el año anterior los inicios no podian ser peores.

El tinerfeño José Juan  y Lara autores de los goles.

Alineación de la U.D. Las Palmas en el primer encuentro del torneo liguero ante el Granada C.F.: Oregui, Martín II, Tonono, José Luis, Castellano y Guedes. De rodillas: José Juan, Correa, Germán, Gilberto y Toni.
Los capitanes de la U.D. Las Palmas y Granada C.F. con el colegiado del encuentro Sr. José Luis López en el lanzamiento de la moneda.
El entrenador vasco Juanito Ochoa sería fichado por la U.D. Las Palmas tras la marcha de Vicente Dauder.

 

Ficha Federativa de Juan Ochoa. Temporada 1966/67.

 

 

Martín II
José Juan

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los jugadores tinerfeños Martín II y José Juan ingresarían en la U.D. Las Palmas en la temporada 1966-67. No hay que olvidar que estos dos jugadores en compañía de Gilberto II que firmaría la temporada siguiente darían un giro copernicano como denota la evolución del equipo en la tabla clasificatoria.

 

Seguíamos sin conocer la victoria con Ochoa. La U.D. Las Palmas tras perder en Valencia por dos tantos a uno.

Los goleadores fueron Tonono (10 p.p.) y Roberto (53´) – Waldo (65´) .

 

La U.D. Las Palmas sigue la cuenta atrás perdiendo dos nuevos puntos.

El equipo isleño no tendría la fortuna de su lado con dos tiros a los palos en momentos clave y un gol anulado.

Su mejor linea fue sin duda la defensa a pesar de algunos fallos en los goles.

El defensa Martín I realizaría un excelente encuentro marcando al peligroso extremo brasileño Canario.

Alineación de la U.D. Las Palmas ante el Zaragoza: Oregui, Martín II, Tonono, Martín I, Castellano y Guedes. De rodillas: José Juan, Pepe Juan, Germán, Toni y León.
Formación del equipo maño que derrotaría a la U.D. Las Palmas en el Estadio Insular: Yarza, Ilusquieta, Santamaría, Reija, Pepín y Violeta. De rodillas: Canario, Pais, Marcelino, Santos y Lapetra.
Los capitanes de la U.D. Las Palmas y Zaragoza C.F., Juanito Guedes y Reija con el trio arbitral antes del comienzo del encuentro.

 

Martín I

 

La U.D. Las Palmas merecería un marcador más abultado ya que su dominio fue absoluto ante el club cordobés.

Los goles de la U.D. Las Palmas fueron marcados por Juanito Guedes y José Juan y el del Córdoba por Alfonso.

Alineación de la U.D. Las Palmas ante el Córdoba en el Estadio Insular: Pepín, Martín II, Tonono, Martín I, Castellano y Guedes. De rodillas: José Juan, Pepe Juan, Gilberto, Toni y León.
Formación del Córdoba: García, Simonet, Navarro, López, Martí y Ricardo Costa. De rodillas: Luis Costa, Alfonso, Juanín, Jara y Riera.
Juanito Guedes y Juanin se saludan en los prolegómenos del encuentro en presencia del trio arbitral.
Sensacional pena máxima marcada por Juanito Guedes

Tras dos derrotas ante el  Sevilla y el Atlético de Madrid agravándose nuestra situación en la tabla clasificatoria

se recibiría al poderoso Real Madrid en el Estadio Insular. 

 

 

Le salió bien una vez más con el Real Madrid. Empate injusto en el Estadio Insular (1-1). 

Espléndido segundo tiempo amarillo que mereció reflejarse victorioso en el marcador.

Alineación de la U.D. Las Palmas ante el Real Madrid: Pepín, Aparicio, Tonono, José Luis, Martín II y Guedes. De rodillas: José Juan, Pepe Juan, Gilberto, Germán y Toni.
Formación del Real Madrid en el Estadio Insular: Betancort, Calpe, De Felipe, Sanchís, Pirri y Zoco. De rodillas: Serena, Amancio, Goywaerts, Velázquez y Gento.
Una vez mas los capitanes del Real Madrid y Unión Deportivo Las Palmas, Francisco Gento y Ernesto Aparicio tras el lanzamiento de la moneda antes del comienzo del encuentro.
José Casas Gris (Pepín), Antonio Betancort y Ernesto Aparicio, otrora jugadores de la U.D. Las Palmas se reencuentran en el centro del campo en los prolegómenos del partido U.D. Las Palmas-Real Madrid.
Banquillo canario. De izquierda a derecha: Juanito Ochoa, Carmelo Campos y Oregui.
Banquillo madrileño. De izquieda a derecha, Clemente (masajista) y Miguel Muñóz (entrenador).

 

 

Tras un primer tiempo decoroso, la U.D. Las Palmas terminaría naufragando en la segunda mitad.

El equipo amarillo vencería por la mínima diferencia en un gol marcado por el ex artesanista Toni en el minuto 87 de la segunda mitad.

Formación ante el Sabadell: Ulacia, Aparicio, Tonono, José Luis, Martín II y Guedes. De rodillas: José Juan, Pepe Juan, Gilberto, Germán y Toni.
Alineación del Sabadell con ex jugador amarillo Juan Torrent: Martínez, Isidro, Sertucha, Romero, Marañón y Torrent. De rodillas: Palau, Noya, Portalés, Martí y Vall.

 

 

Los jugadores de la U.D. Las Palmas se reunían en los antiguos estudios de Televisión Española en Canarias

en la denominada Casa del Marino a efectos de supervisar los encuentros jugados por anterioridad.

 

 

La U.D. Las Palmas hizo méritos para empatar en la segunda mitad en el Estadio de la Viña ante el Hércules,

siendo denominado Germán Dévora el mejor jugador sobre el campo.

 

Nos visitaba el equipo ilicitano que había realizando grandes temporadas. 

En un gran segundo tiempo se fraguaría el tres-cero superando al Elche en juego, potencia física y capacidad ofensiva,

con goles de Martín II, José Juan y Gilberto I.

Formación de la U.D. Las Palmas que vencería merecidamente al Elche en el Estadio Insular: Ulacia, Aparicio, Tonono, José Luis, Martín II y Castellano. De rodillas: José Juan, Germán, Gilberto I, Guedes y León.
Alineación del Elche en el Estadio Insular: Pazos, Ponce, Iborra, Canós, Lico y LLompart. De rodillas: Casco, Lezcano, Vavá, Romero y Villapun
En la imagen Juanito Guedes ensayando un golpe franco directo bajo la atenta mirada del entrenador vasco Juanito Ochoa.

 

Los errores tácticos determinaron la derrota.

La U.D. Las Palmas no mereció tan abultado tanteador teniendo una gran reacción en el segundo tiempo donde arrollaría al equipo vasco.

Como era usual el delantero Argoitia se convertiría en la ´bestia negra´del equipo amarillo contabilizando tres goles en su haber. 

Los tantos de la U.D. Las Palmas fueron marcados por Martín II y Germán.

Alineación de la U.D. Las Palmas: Ulacia, Aparicio, Tonono, José Luis, Martín II y Castellano. De rodillas: José Juan, Germán, Gilberto I, Guedes y León.
Alineación del At. Bilbao que vencería a la U.D. Las Palmas en el Estadio Insular: Iríbar, Orúe, Echeberría, Aranguren, Zugazaga, y Larrauri. De rodillas: Arieta II, Aguirre, Argoitia, Uriarte y Lavin.

 

Banquillo canario. De izquierda a derecha: Pepe González (masajista), Juanito Ochoa, Carmelo Campos y Pepín.
Banquillo del Athlétic de Bilbao dirigido por Piru Gainsa (El gamo de Dublín)

 

 

 

Brillante victoria de la U.D. Las Palmas ante el Pontevedra en el Estadio de Pasarón.

Excelente encuentro de los amarillos con completo dominio ante el equipo gallego.

 

 LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

MIÉRCOLES 7 DE DICIEMBRE DE 1966

 

Por fin hemos conseguido positivos fuera de casa. Hasta la fecha estábamos jugando muy bien en los campos peninsulares, sin que la suerte nos acompañara. Nosotros, excepto en Sevilla, siempre habíamos marcado y al final perdíamos por la mínima de una manera injusta, que a fuerza de repetirse se hacía difícil de creer.

Esta vez ha sido distinto. El Pontevedra también nos ha marcado dos goles, pero nosotros hemos marcado uno más, que es una distancia que señala la diferencia de juego que hubo entre uno y otro equipo. El marcador siempre fue en contra nuestra, y el hecho de haber igualado por dos veces y rebasado finalmente, dice mucho en favor de nuestra moral. Una moral que a pesar de haber tenido tanta mala suerte en los anteriores partidos de Liga nunca habíamos perdido.

De entrada, pudimos haber resuelto el encuentro. Pero una vez más el campo nos perjudicó y después de haber hecho lo difícil se desperdiciaron dos ocasiones. En la primera, Gilberto se metió con fuerza por la banda arrastrando al portero, al que dejó clavado en la salida, atrasando el balón hacia José Juan. Este lo recogió en una postura forzada, que le hizo resbalar en el barro. A pesar de todo disparo rechazando en Batalla. En la otra, que fue casi seguida, German, después de un amago de izquierda, hizo un recorte disparando con la derecha, y tropezando el balón en Cholo. Estas dos jugadas no terminaron en goles, pero nos hicieron ver claramente que el Pontevedra era vulnerable, y cuando marcaron su gol, casi al final del primer tiempo, no nos preocupó mucho. Nos lanzamos al ataque e inmediatamente logramos el gol del empate en un córner lanzado por Gilberto y rematado por German Este gol hizo que nos fuéramos a la caseta con la seguridad de que al fin íbamos a lograr algo positivo.

El peor momento fue cuando Cholo nos marcó el segundo gol. El árbitro nos castigó con penalti una jugada muy dudosa, que en la mayoría de las veces no se pita nada. Nosotros, a pesar de todo, seguimos luchando con ánimo, y cuando José Juan logró el empate en una jugada que inició León, rematando Gilberto con fuerza, para que al portero se le escapara el balón y el oportuno tinerfeño pudiera comenzar su cuenta goleadora de la tarde.

Entonces todos tuvimos la seguridad de que el Pontevedra ya no nos marcaria más. Si había algún equipo en el campo con fuerza y resistencia para hacerlo ese era el nuestro. Y el gol llegó en una falta lanzada por mí, coronada por el oportunísimo José Juan. El partido entonces estaba sentenciado, primero por el poco tiempo que quedaba y segundo porque el Pontevedra estaba totalmente desmoralizado.

El Pontevedra es un equipo que corre mucho. Su juego sigue con la misma tónica del año anterior. Siendo netamente inferiores a nosotros durante todo el partido y particularmente en la segunda parte, que fue sensacional. En ella borramos al Pontevedra del campo y dio la impresión de que los que jugaban en su terreno éramos nosotros. A pesar del barro y a pesar del público, que al fin se rindió ante nuestro juego prodigándonos los aplausos de una forma muy deportiva. Sus jugadores más destacados fueron Cholo y el principio de Fuertes que de salida estuvo con mucha furia para terminar empequeñecido por José Luis.

 

 

 

 

 

La U.D. Las Palmas se adelantaría en el marcador hasta el minuto 57

 cuando José Luis en una desafortunada acción marca en propia puerta el empate del equipo azulgrana.

El equipo catalán remontaría el encuentro con gol de Rifé.

A pesar de la derrota la U.D. Las Palmas realizaría un gran encuentro siendo

el guardameta Ulacia la figura más destacada de los amarillos.

 

 LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

MIÉRCOLES 14 DE DICIEMBRE DE 1966

Otro partido en casa que hemos perdido por la mínima y van…el resultado es más que honroso. Una derrota frente al Barcelona en el “nuevo campo” por dos a uno, no está al alcance de todos, y más si es como la nuestra. Esta vez no puedo hablar de mala suerte, diré únicamente que la jugada del gol del empate por parte del Barcelona fue de auténtica desgracia. El Barcelona no pudo con nosotros en todo el primer tiempo. En el metimos en un puño al equipo y al público. Este, nervioso, solo veía penaltis por todas partes. Es curiosa la reacción del público, al ver la impotencia de los delanteros azulgranas ante nuestra bien organizada defensa con el valladar que teníamos detrás, que era Ulacia. Todas las jugadas las consideraban falta, pagando el árbitro con las consecuencias, cuando las consecuencias eran del propio Barcelona que era incapaz de hacernos un gol. Su media estaba desastrosa y sin categoría para un equipo de la solera del Barcelona. Sus delanteros no profundizaban y finalmente los defensas, que se lanzaban a un ataque desesperado, se las veían y deseaban, cuando nosotros, contratacábamos. Nuestro gol fue así: en una jugada muy bien ligada de León y Gilberto que éste remató sin parar sorprendiendo a Sadurny. El gol volvió loco al público y a los jugadores del equipo catalán, y más cuando lo habíamos marcado poco antes del descanso y ellos no habían logrado nada en el primer tiempo.

En la segunda parte salieron a jugarse el todo por el todo, pero a pesar de ello logramos mantener el resultado hasta el minuto doce. En el que José Luis al interceptar en postura muy obligada un centro que le llegaba a Rifé, marcó en nuestra propia puerta. Lo peor del caso es que Rifé estaba en un claro fuera de juego, que se aprecia perfectamente en todas las fotos de la jugada, y que el árbitro no había tocado. Este gol fue marcado en el momento justo cuando ya decaía el ímpetu de los catalanes, pasados los primeros minutos de la iniciación de la segunda parte y ya estábamos serenando nosotros nuestro juego. El ruido del público fue épico. Entonces el Barcelona, al ver el gol con el que se habían encontrado sacaron fuerzas de flaqueza y redoblaron su esfuerzo, encontrándose pronto con el gol de Rifé que les daba la victoria. A partir de ese momento ya no pudieron seguir con el ritmo que habían impuesto y nosotros pasamos a dominar en unos esporádicos ataques. Lo podíamos hacer porque el Barcelona se había quedado sin fuerza y la media ya no le respondía. En uno de estos ataques nuestros, León tuvo una buena oportunidad, pero Sadurny hizo una gran parada, aunque con muchas dificultades.

Repito que el Barcelona no me gustó gran cosa. Nosotros teníamos que haber conseguido algo y hemos estado más cerca que nunca de lograrlo. El Seleccionador Nacional vio el partido y podrá haber visto que en nuestro equipo hay más de un jugador con méritos para estar en el Equipo Español. Por lo pronto ya ha llamado a Tonono y Martín para el equipo de promesas y creo que hará lo mismo con José Juan. Como conjunto hemos dado un susto a uno de los mejores equipos de España y hemos demostrado que no somos inferiores a nadie.

 

 

 

 

 

 

Los periquitos se llevarían un punto del Estadio Insular.

La U.D. Las Palmas merecería salir victorioso de este encuentro pero sus delanteros no pudieron batir al cancerbero Carmelo Cedrún.

El juego desplegado por Juanito Guedes en la zona ancha con continuos desplazamientos a los espadas amarillos

pudo tener consecuencias en el marcador pero Carmelo realizaría un encuentro inconmensurable.

Alineación de la U.D. Las Palmas que empataría a cero tantos con el R.C.D. Español: Ulacia, Aparicio, Tonono, Martín II, José Luis y Castellano. De rodillas: José Juan, Germán, Gilberto, Guedes y Pepe Juan
Formación del R.C.D. Español que se llevaría un punto del Estadio Insular: Carmelo, Osorio, Mingonance, Riera, Juan Manuel y Ramoní. De rodillas: Martínez, Marcial, Re, Rodilla y José María.
Banquillo canario: Gilberto (El zapatero), Pepe González (masajista), Juanito Ochoa y Carmelo Campos.
Banquillo del Español dirigido por el técnico húngaro Kalmar.

 

 LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

SÁBADO 24 DE DICIEMBRE DE 1966

Tratar de fútbol a estas alturas, cuando todos disfrutamos de las vacaciones navideñas, y nos preparamos para conmemorar este año la solemne celebración religiosa en el seno de la familia y ahora me acuerdo que el pasado hubimos de pasar estas fiestas concentrados en Barcelona. ¡Para que se hable de la “vidorra” de los deportistas! Parece inoportuno hablar de lo que hemos hecho en la actual campaña.

Sin embargo, creo que es conveniente. Estamos a una sola fecha del final de la primera vuelta y nuestra situación es tan difícil como el año pasado. Arrastramos buen número de negativos y a todos nos preocupa que hayamos perdido tantos puntos en casa, mientras que fuera, aun mereciendo más, solo hemos ganado dos, frente al Pontevedra, equipo con el que tuvimos mal suerte la pasada campaña.

Pero no quiero cansar a nadie repitiendo lo mismo que es cierto, créanlo, pues no debemos estar en la situación en que nos encontramos. Más, lo importante no es lamentarnos de la mala fortuna, sino tratar de sacar consecuencias para el futuro. Sinceramente, no lo veo mal. Creo que obtendremos una clasificación honrosa, fuera de peligros. Que logremos quitarnos algunos negativos de en medio ahora o más tarde, es cosa que el tiempo dirá. Tenemos un desplazamiento inmediato: La Coruña y Granada pueden parecer plazas fáciles para el optimista. Puede que lo sean para el que no tiene fe. Depende de nosotros, los jugadores, del adversario y de la suerte.

El caso es que este domingo no hay actividad deportiva. Lo agradeceremos. Nuestros familiares deseaban estar con nosotros en ocasión tan importante. Y todos agradecemos que se haya dejado esta fecha libre para que nos sintiéramos algo más normales que lo que nuestra actividad nos exige. Sobra decir que en nuestras casas están todos muy contentos por el hecho de que no haya futbol este domingo. Alguna vez tendríamos que tener suerte…

Hoy no quiero extenderme mucho. Sólo expresar a todos los aficionados la felicitación de todos mis compañeros y la mía propia. En esta fecha en blanco, blanca Navidad, aunque aquí no nieve…, quiero expresar a todos, de corazón, mis sinceras felicitaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Camino de perfección

 

 

 

Tonono y su cuñado y compañero en el Arucas, Ignacio, en el antiguo campo de La Salle.

 

Denominado ´El omega´ por su asombrosa precisión era considerado en sus tiempos uno de los mejores libres europeos.

Aunque nacido en Tenoya fue en realidad en la Ciudad de Arucas donde tuvo lugar su eclosión futbolística.

Su relación con Juanito Guedes se iniciaría desde edad infantil.

En aquel pequeño terreno de juego denominado campo del Lomo de Juanito Amador, se jugaban torneos amistosos no federados entre equipos de toda la isla, aunque preferentemente de la zona norte. El padre de Tonono que regentaba uno de los denominados Piratas que hacían la ruta Arucas-Las Palmas, era un gran aficionado al fútbol y como es natural un ferviente admirador del Arucas, que jugaba no muy lejos de su casa en el campo de Cardona, también llamado La Salle.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Elias Riscallá, toda una institución en el Arucas, formando con los jugadores en una exhibición futbolística antes de un encuentro del Arucas regional. En la formación, los futuros jugadores de la selección juvenil y U.D. Las Palmas, Antonio Afonso Moreno (Tonono) y Mujica.

 

 

 

Tonono y su compañero en la defensa del Arucas, Mujica.

 

Formación del Porteño en el campo del Lomo de Juanito Amador. De izquierda a derecha, de pie: Antonio, Bermúdez, Alfredo, Germán, Cayetano, Ramón y Agustín Angulo. De rodillas: Pipo, Reyes, Javier, Juanito Guedes, Pepito y Gerrita.

 

 

Juanito Guedes luciendo los colores del Porteño en el campo Antonio Rojas

 

 

Formación del Juvenil Arucas C.F. en Fuerteventura. De izquierda a derecha, de pie: Antonio Juan, Ñito, Tonono, Mujica, Gustavo y Vicente Ramos. De rodillas: Luis Rivero, Jose Antonio, Juan Yánez, Matos y Brito.

 

 

 

 

 

De niños, Juanito Guedes y Tonono se enfrentarían en muchas ocasiones en ambos terrenos de juego.

Sin embargo, los verdaderos lazos de amistad se incrementarían cuando ambos fueron llamados por Luis Molowny para formar parte de la Selección Juvenil.

La primera vez tuvo lugar en la temporada 1959-60 donde Tonono tendría mayor suerte, siendo de los juveniles más destacados, participando en los dos encuentros con la Selección Tinerfeña que nos eliminaría injustamente, con una parcial actuación arbitral que originó un altercado de orden público.

 

Tonono en su primer año en la Selección Juvenil

 

 

Al siguiente año volverían a ser llamados a la Selección, siendo en esta ocasión Juanito Guedes la auténtica revelación del equipo, destacando como el mejor jugador en los dos encuentros con la selección tinerfeña que volvía a eliminarnos del campeonato.

El defensa amarillo Tonono en el Heliodoro Rodríguez López tras su debut en la Condomina de Murcia.

En aquellos años, los chicos que no vivían en el centro de la ciudad de Las Palmas o en sus barrios, eran considerados ´gente de campo´. En parte, no les faltaba razón. Había en ellos otros códigos de conducta y comportamiento.

Sus familiares les educaban de forma más estricta y su forma de vida era más rural y adquirían muy pronto una madurez y responsabilidad diferente.

La empatía entre Juanito Guedes y Tonono surgió de forma natural ya que sus vidas, preferencias y afinidades eran muy parecidas. Había en ellos una jerarquía de valores, diferente a los demás, como fue el caso de Santiago Espino.

Cuando a Tonono le llegó la oportunidad de debutar en la Condomina de Murcia de la mano de Paco Campos, los tres jugadores se hicieron inseparables. Santiago Espino era unos años mayor y tenia coche, convirtiéndose en una especie de hermano mayor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El entrenador canario Paco Campos, sería quien le daría la oportunidad del debut al joven valor de la cantera Antonio Afonso Moreno (Tonono) el 18 de febrero de 1962 en la Condomina de Murcia.

 

 

Equipo que vencería al Hercules por dos tantos a cero(Estadio Insular, 25 de febrero 1962): Ulacia, Tonono, Torrent, Calixto, Espino y Guedes. De rodillas: Juan Luis, Santamaría, Erasto, Ríos y Vegazo.

 

Alineación de la U.D. Las Palmas que lograría un valioso empate en el Heliodoro Rodríguez López (17 de noviembre de 1963): Ulacia, Aparicio, Tonono, Ardura, Collar y Torrent. De rodillas: Juan Luis, Germán, Erasto, Guedes y León.

 

 

 

Aunque pueda parecer extraño tendrían que pasar años para que Juanito Guedes y Tonono adquirieran un automóvil y era frecuente verlos en las guaguas municipales o en los respectivos coches de hora o Piratas camino de sus casas.

 

En la imagen, típico coche ´Pirata´ de principios de los años 60

 

En la temporada 1963-64, Santiago Espino causaba baja en la U.D. Las Palmas fichando en el Atlético de Ceuta. A partir de ese momento Juanito Guedes y Tonono se convertirían en amigos inseparables.

En aquellos primeros años de la década de los sesenta, habían jugadores más veteranos, algunos de ellos peninsulares, que tenían ya años de convivencia y una orientación en sus inversiones y negocios. Fueron jugadores bisagra cubriendo la mitad de la década, realizando una gran labor con los más jóvenes.

 

El jugador Juanito Guedes, mostrando sus ´excelentes´ cualidades de guardameta durante un entrenamiento en el Estadio Insular.

 

Juanito Guedes y Tonono se integrarían socialmente con Santiago Espino, Ulacia y el capitán Ernesto Aparicio, aunque ellos eran personas casadas y con responsabilidades y vivían muy cerca del Estadio Insular.

Juanito Guedes y Tonono tendrían vidas muy paralelas, dado que ambos no sólo jugaron desde niños en la zona norte de la isla, sino que integraron la Selección Juvenil de Las Palmas dos años consecutivos. Ambos participaron en categoría regional aún en edad juvenil en sus respectivos clubes – Porteño y Arucas – y debutarían en la U.D. Las Palmas con solo unos meses de diferencia.

 

Juanito Guedes y Tonono: una lealtad incondicional.

 

Tonono y Guedes, antes de comenzar un entrenamiento en el Estadio Insular.
Guedes y Tonono, en animada charla en el banquillo después de un entrenamiento matutino.
Juanito Guedes y Tonono, compartieron habitación durante toda su trayectoria deportiva. En la imagen, en el Hotel Condado de Barcelona de la Calle Aribau leyendo con atención el periódico Mundo Deportivo.
Tonono estampando su rubrica en la recepción del Hotel en la presencia de Juanito Guedes.
Tonono y Guedes en un desplazamiento de la U.D. Las Palmas, compartiendo mesa y mantel.
Juanito Guedes y Tonono, en una muestra de su solidaria amistad.
Los jugadores de la U.D. Las Palmas, Juanito Guedes y Tonono en un desplazamiento a la Península, posando para la cámara en la terraza de un hotel con vistas al mar.

 

 

 

 

Juanito Guedes debutaría cuando solo restaban dos partidos para concluir la temporada 1960-61 con Casimiro Benavente y Tonono meses después, a la temporada siguiente con Paco Campos, dándose la circunstancia que ambos formarían como medio volante en aquel encuentro con victoria en La Condomina de Murcia, luego, Paco Campos lo pasaría a la demarcación de lateral derecho, dejando a Juan Torrent como central, aunque ello sería sólo durante una temporada, dado que la temporada 1962/63 ya se integraría a su verdadera demarcación de toda la vida, que en aquella época se denominaba ´defensa escoba´ y con posterioridad ´libre´.

 

En la instantánea, se refleja la dedicatoria de Antonio Afonso Moreno (Tonono), posando para el fotógrafo en cuclillas en el Estadio Insular.

 

Su amistad era inquebrantable. Eran personas discretas, poco dadas a revelar acontecimientos de lo que hacían y ambos detestaban las difamaciones o críticas a los compañeros.

En cierta medida fueron dos jugadores análogos, ya que ambos tenían un rasgo diferenciador con los jugadores de su época.

Los defensas de los años 40-50, y principios de los sesenta, eran jugadores que imponían, contundentes y expeditivos, resaltando por sus facultades físicas, tanto en el juego aéreo como al despejar el balón, sin miramientos. Imponían su fortaleza y muchos trataban de amedrentar a los delanteros rivales: Campanal, Marquitos, Griffa, Mingorance, Barrachina, Benito, Aguirre Suárez…

Tonono tenia cierta similitud con Parra, el defensa del R.C.D. Español. Su juego no era impulsivo sino de corte limpio y preciso, basado en su sentido de la colocación y el quite rápido en la intercepción del balón. No era de grandes despejes o desplazamientos de balón, prefiriendo entregarlo al compañero mejor situado.Tonono, al igual que Juanito Guedes eran inimitables en lo fundamental.

Juanito Guedes de igual forma, marcaría una época con su fútbol de larga distancia, oxigenando el campo con su fútbol de diseño y creando con un solo toque de balón, una situación clara de gol.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tonono: en el hablar y el callar se descubre la esencia de las personas

 

En la imagen, Tonono nos muestra su peculiar estilo y técnica depurada de control y pase.
El denominado ´Omega´canario Tonono, intenta un remate de Johan Cruiff, en presencia de Paco Castellano.

 

 

En la imagen, el defensa Tonono, en uno de sus característico cruce evitando el remate del delantero azulgrana Bustillo.

 

 

 

EL PASE EN PROFUNDIDAD COMO IDEOLOGÍA DE UN PUEBLO

 

Juanito Guedes.

 

Cuando un jugador como Juanito Guedes nos deja para siempre, la raíz de ese sentimiento no es otra cosa que la intuición inconsciente de que con su muerte se va un camino auténtico. Un camino lleno de idealismo en suma, ya que Juanito Guedes fue hasta su muerte fiel a esa enorme masa de aficionados al fútbol, a ese pueblo del que formaba parte y que lo admiraba.

Juanito Guedes representaba el pase en profundidad por excelencia, ese balón lanzado desde larga distancia que creaba peligro inmediato en la puerta enemiga.

El chico espigado de extracción rural, empleaba todo su instinto de subsistencia y su miedo a la pobreza para poner el balón en el justo lugar de peligro.

Como el artesano que sabe que es su única arma, así daba Juanito Guedes sus pases ya legendarios para ganarse el pan y la sal. Lo que al principio no imaginó es que en esta manera de concebir el fútbol, se ganaría el aplauso de un público que reconocía en la magistral habilidad de Juan Guedes, su propia manera de subsistir. Porque el aficionado canario, cuando aplaudía al inolvidable medio volante amarillo, lo hacia también introspectivamente a sus deseos frustrados de lograr con aquella aparente facilidad el triunfo en la vida.

 

ALFONSO O´SHANAHAN

 

 

La solidaridad es hoy una cualidad devaluada, ya no existe aquella lealtad inquebrantable.

Aquellos pactos de honor donde un simple apretón de manos sellaba una contrato.

 

 

Cuando dos futbolistas de la relevancia de Juanito Guedes y Tonono mostraban temporada tras temporada su valía profesional en la cancha, no era de extrañar  que fueran continuamente premiados: mejor deportista del año, mejor jugador de España (Mundo Deportivo), Can de Plata (Cabildo Insular) etc. Todo ello no es baladí sino fruto del esfuerzo y constancia en el trabajo diario. Pero, si además de todo ello son un paradigma ejemplarizante para todos los jóvenes que llegan al club, es natural que aquellas personas que rigen los destinos de la entidad tengan hacia ellos una conducta diferente, conducta que no implica privilegios, pero si una confianza y respeto que se han ganado a pulso, tras años de ímprobo esfuerzo y ejemplar conducta.

 

El capitán amarillo Tonono levantando el Trofeo Inca a los aficionados en el Estadio Insular.
El jugador de la U.D. Las Palmas, Tonono, recibiendo el Can de Plata del Cabildo Insular. Le acompaña su inseparable amigo Juanito Guedes, que ya había obtenido dicho trofeo.
En la instantánea el defensa Tonono mostrando un trofeo como el jugador más regular.
En la imagen, Tonono posando para la cámara de Hernández Gil, en una foto de cuerpo entero en la grada de tribuna ante de comenzar un entrenamiento en el Estadio Insular.
Los capitanes de la U.d. Las Palmas y Real Madrid, Tonono y Manolín Bueno se saludan antes del comienzo del encuentro. (20 de abril de 1969).
En la imagen, antes del encuentro con el Real Madrid, se muestra en el centro del campo el Trofeo Caballero obtenido en la temporada anterior como equipo máximo realizador con 56 tantos.

 

El secretario general Jesús García Panasco era natural que les permitiera algunas licencias en las concentraciones o a la hora de abordar cualquier tarea.

La enfermedad de Juanito Guedes la vivió Tonono con entereza y resignación, pero con esperanza de ver a su amigo recuperado.

Eran casi diez años unidos dentro y fuera de los terrenos de juego y nunca terminó de aceptar aquella amarga realidad. Su fallecimiento fue un duro golpe para todos, pero para Tonono representó un cambio absoluto en su forma de vida.

Su mejor amigo y compañero de habitación ya no estaba con él después de toda una década y en realidad nunca pudo sobreponerse a ello.

Tratando de bucear en los archivos del club, he encontrado algunas manifestaciones a varios medios escritos y una carta muy dolorosa a la institución que he evitado publicar.En los medios deja patente su sentir y lo que podía representar su pérdida para el equipo:

´Juanito Guedes no sólo era nuestro mejor jugador sino un ejemplo a imitar por todos. Se hace muy difícil convivir sin él. Su ausencia se nota y se siente y olvidarle será imposible. Sin embargo, la vida sigue su curso y no queda otro remedio que luchar ante la adversidad.

 

En la instantánea, Tonono en compañía de jefe de los servicios médicos del club, Emilio Tomé, visitan al prestigioso Dr. Navés en Barcelona el día 14 de marzo de 1973 con motivo de la lesión de abductores del jugador.

 

 

Me preguntan mucho por su sustituto ideal y solo puedo decir, con el debido respeto a todos los compañeros que reemplazaron a Juanito Guedes, que es tarea imposible.

La U.D. Las Palmas podrá fichar buenos jugadores, pero Juanito Guedes era más que un jugador de fútbol.

Los chicos que han venido ocupando su demarcación han hecho lo imposible, pero tratar de borrar su imagen y sus cualidades es una tarea muy ingrata y la afición debe tener paciencia y entenderlo. Un futbolista como Juanito Guedes será muy complejo que vuelva a nacer.

A nivel personal, todos saben que éramos como dos hermanos y no es necesario dar explicaciones porque serian interminables los ejemplos de amistad incondicional, afecto y lealtad´.

 

Juanito Guedes ha sido trasladado a al Sede Social amarilla tras su fallecimiento. En la imagen, el defensa Tonono, expresa su dolor en compañía de Georgina Ojeda.

 

Antonio Afonso Moreno (Tonono) siguió su trayectoria deportiva realizando grandes encuentros tanto en la U.D. Las Palmas como en el equipo nacional.

Se refugiaba en los nuevos valores canteranos que llegaban al club como Federico Paéz, Felix o su primo Noly, que trataban de estar a su lado en todo momento. Sin embargo, nunca podría adaptarse y olvidar a su amigo del alma.

 

EL ÚLTIMO PARTIDO DE TONONO EN EL ESTADIO INSULAR. Prolegómenos del dramático encuentro ante al Celta de Vigo, en el Estadio Insular. El capitán amarillo Tonono, se dirige a la caseta arbitral por última vez como jugador de la U.D. Las Palmas.Al fondo el mítico Secretario General de la entidad amarilla, Jesús García Panasco.

 

En la imagen, Antonio Afonso Moreno (Tonono) en su última etapa en la entidad amarilla. En la foto se puede apreciar un ligero rictus de tristeza y nostalgia que ni siquiera el transcurso del tiempo pudo borrar.En rigor, Tonono nunca podia olvidar el trágico fallecimiento de su inseparable amigo Juanito Guedes.

 

 

 

Emilio Tomé solía decirme que no podía hacerse a la idea de verlo sólo o con diferentes compañeros. A pesar de su excelente convivencia, nada hacia presagiar que en apenas cinco años, sus destinos volverían a unirse para siempre, es lo que realmente nos queda cuando nos adentramos en el dominio de lo absoluto.

Antonio Afonso Moreno (Tonono), ingresa en la U.D. Las Palmas el 9 de noviembre de 1961 siendo jugador titular hasta su fallecimiento.

Capitán del conjunto amarillo durante las últimas cuatro temporadas, además, subcampeón de Liga nacional, ganador del Trofeo a la Corrección, Premio a la regularidad, Can de Plata del Exmo. Cabildo Insular y Premio al primer jugador Internacional A con la U.D. Las Palmas, con 22 actuaciones. De igual forma, sería capitán de la Selección Española en el partido ante Yugoslavia, celebrado en nuestra ciudad.

 

 

 

 

Tonono, luciendo los colores de la Selección Nacional.

 

Equipo nacional de Fútbol, que el día 20 de febrero de 1971, logró uno de los triunfos más importantes de su historia al imponerse a Italia, Campeón de Europa y subcampeón del Mundo, en Cagliari, por 2-1, con goles de Pirri y Uriarte. De pie, de izquierda a derecha: Iribar, Sol, Gallego, Tonono, Costas y Claramunt. De rodillas: Amancio, Pirri, Gárate, Uriarte y Churruca.

 

 

 

 

ANTONIO AFONSO MORENO “TONONO”

 

El prematuro fallecimiento de Antonio Afonso Moreno (Tonono), conmocionaría a toda la nación española. Habían transcurrido ya cuatro años de la desaparición de Guedes cuando toda la masa social amarilla sufriría un nuevo impacto, viéndose privado de otro de los mejores jugadores de toda la historia del club.

Fue un 9 de junio de 1975, cuando estaba próximo a cumplir los 32 años. Producto de una misteriosa septicemia con diferentes criterios médicos sesgó de raíz la carrera deportiva del que llegó a ser considerado como el mejor defensa central del continente europeo.

Tonono, el gran central de la selección española de fútbol, nació en Tenoya (Gran Canaria) un 25 de agosto de 1943, aunque desde muy niño su familia se trasladaría a la ciudad de Arucas. A sus virtudes futbolísticas había que añadir su honradez, sinceridad y honestidad plena, por lo que siempre fue considerado entre sus compañeros como paradigma y persona ejemplar, además de excelente deportista.

Tonono vistió por primera vez los colores de la selección nacional en el año 1967, en Praga, ante Checoslovaquia. En total acumuló veintidós participaciones con el combinado español, en una época en la que también sus compañeros Germán Dévora, Paco Castellano, Juanito Guedes, Martín Marrero y Gilberto II eran asiduos a las convocatorias.

En la Unión Deportiva disputó un total de 436 encuentros oficiales, de los cuales 379 correspondieron al Campeonato Nacional de Liga, 51 a la Copa del Generalísimo y seis a la Copa de la UEFA. Su último partido lo jugó en la Rosaleda de Málaga, en los octavos de final de la Copa del Generalísimo, el 31 de mayo de 1975, nueve días antes de que nos dejara para siempre. El 25 de agosto – el día que debía cumplir 32 años- la Unión Deportiva Las Palmas rindió al gran jugador el póstumo tributo de un partido-homenaje, enfrentándose en el Estadio Insular al Peñarol de Montevideo (Uruguay), al que se sumó la afición grancanaria con emocionado dolor. Su recuerdo aun perdura en el espíritu vivo y colectivo de todos los grancanarios.

 

 

 

INESPERADO FALLECIMIENTO DE TONONO

 

Como ya he mentado en el capítulo de Juanito Guedes, según la mitóloga helénica, los mitos tienen que morir jóvenes sin adquirir la sabiduría de la senectud. 

A todos los jugadores de su clase y prestigio se le incrementaron leyendas apócrifas.

Éstas aunque con el transcurso del tiempo se convierten en ocasiones en hipérboles desmesuradas no dejan de reflejar cierta realidad.

 

 

Dada su brillante ejecutoria deportiva y excelente condición física, fruto de su vocación y entusiasta entrega al deporte del fútbol, nadie podia presagiar un desenlace tan inesperado y fatídico. Aún hoy, se desconoce la causa real de su fallecimiento, y las opiniones de los medicos y personas allegadas al malogrado jugador, han resultado ser en algunos casos contradictorias y ambiguas.

Mi querido amigo, el jefe de los servicios médicos del club, Emilio Tomé Díaz me diría en su domicilio durante un almuerzo en compañía de su Philiis Head :

«Fuimos a jugar un partido a la isla de Tenerife, donde desde la grada le lanzaron una botella que impactó en su pierna, abriéndole una pequeña brecha.

Pasado un mes, observé que el jugador en carrera se llevaba la mano a la zona derecha del abdomen y le pregunté qué le pasaba. Se le hizo una analítica y no vinos nada extraño.

Un día, en el entrenamiento me dijo que tenia fiebre alta y le mandé un tratamiento y reposo en casa. Le había salido un ganglio en la ingle y al no mejorar, estando en el domicilio, se decidió ingresarlo en la clínica Santa Catalina.

Aunque yo estaba de viaje con el equipo, me informaron que había sido trasladado a la Clínica Nuestra Señora del Pino.

Antonio Afonso Moreno (Tonono) entraría en un furor hepático, argumentado que se encontraba muy bien, aunque en realidad la situación era irreversible, dado que le habían diagnosticado una septicemia. Su fallecimiento fue un verdadero impacto cogiéndonos a todos por sorpresa».

 

En la i2magen, directivos U.D. Las Palmas con su presidente Atilio Ley Duarte colocan la camiseta número cinco que solía llevar en sus encuentros el inolvidable defensa central amarillo, Antonio Afonso Moreno (Tonono).
Los jugadores de la U.D. Las Palmas, Martín II, Hernández, Castellano y Germán llevando a hombros desde la Sede de Pio XII el féretro de su compañero Antonio Afonso Moreno (Tonono)
El óbito saldría de la Sede social de Pio XII, nº 29 ante una impresionante multitud de fieles aficionados.

 

En la instantánea, responso al jugador Tonono en la Basílica de Arucas, en presencia de jugadores y público general. En primer plano, los jugadores Aparicio y León llevando a hombros los cuerpo del malogrado jugador.
En la imagen, la comitiva pone rumbo al cementerio de Arucas, última morada del añorado jugador.

 

Falleció el 9 de junio de 1975 en Las Palmas de Gran Canaria.

 

 

La U.D. Las Palmas se mostró muy uniforme y homogéneo en el Estadio de Riazor

empatando merecidamente ante el Deportivo de La Coruña.

Juanito Guedes sería la figura del encuentro. 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

MIÉRCOLES 4 DE ENERO DE 1967

Hemos comenzado bien el año, y aun lo podíamos haber hecho mejor si el disparo de German que se fue al larguero hubiese entrado. Pero un punto positivo es un buen resultado y más cuando se consigue frente a uno de los equipos que están por debajo de nosotros en la clasificación.

El primer tiempo de Riazor fue muy bueno. Nuestro dominio fue patente y el Coruña no existió en el campo. Esta vez las ventajas estaban de nuestra parte. Al contrario de lo que nos sucede en el Estadio, que tenemos que actuar con la sombra de los negativos sin poder sentar nuestro juego pendiente únicamente de marcar para serenarnos. Esta vez pudimos jugar con tranquilidad. Teníamos mucho que ganar y ellos mucho que perder.

Y eso se notó enseguida. Toda la primera parte actué sin que nadie me marcase, pues los coruñeses estaban más pendientes de poder meter un gol que de ocuparse de nuestro poder ofensivo. Este olvido fue fatal para ellos, enseguida, pasados los primeros momentos en los que se lanzaron a una ofensiva abierta sin ninguna precaución, esperando un gol que no les llegó, nos fuimos adueñando del campo hasta pasar a ser francos dominadores de la situación. El terreno estaba en muy buenas condiciones y esto contribuía a nuestro buen juego. Al saltar al campo lo comprobamos y tuvimos una inyección de moral. Cuanto nos acordamos de este mismo campo en nuestro último partido, en el que perdimos por uno a cero después de un injusto penalti provocado por la teatralidad de Veloso. Ahora era distinto, todos pisábamos bien y no había peligro de resbalones, pudiendo trenzar el juego y dominar la situación, esperando sin prisas que llegase el gol que estábamos mereciendo. Este llegó a seis minutos del descanso en una jugada que teníamos muy ensayada. Germán me pasó un balón y tuve fortuna en mi remate de derecha. El rematar con la derecha no es precisamente mi fuerte, me salió bien y vaya para cuando me sale mal.

En el segundo tiempo el Coruña salió a un furioso ataque, que recordó los momentos en los que acorralamos en su área al Bilbao en el partido que nos volvió la espalda la fortuna después de haber hecho lo difícil. Nuestro mérito es que les aguantamos muy bien y el Coruña siguió dando la impresión de que no nos marcaria ningún gol. Lo lograron a mitad del segundo tiempo y fue a la salida de un córner. El gol no nos desconcertó lo más mínimo pues habíamos visto que sería difícil de repetir, y efectivamente a pesar de los esfuerzos redoblados del Coruña, nosotros con mucho orden seguíamos defendiéndonos sin dejarles una oportunidad de que pudiesen desempatar. Solo se acercaron una vez a la puerta con peligro, pero la salida de Ulacia que quedó conmocionado, evitó el posible gol.

A pesar de los agobios de esta segunda parte, la ocasión más clara fue nuestra, pues antes de que el Coruña hubiese logrado el empate German a centro de Gilberto remató al larguero. Este gol hubiese sido la puntilla para el Coruña y nuestra segura victoria. No fue así y nos conformamos con el empate, que repito es un buen resultado. Si el Coruña sigue luchando como en este partido, no lograran muchos equipos igualarlos. En Pontevedra que no teníamos el terreno tan favorable ganamos y el Español refrendó nuestro éxito al perder con el equipo pontevedrés por tres a cero. El Coruña técnicamente no fue muy bueno. En el primer tiempo jugó mal, pero en el segundo se creció extraordinariamente y su falta de técnica la suplió con un coraje digno de todo encomio. Nuestro principio de año fue bueno y esperamos que la suerte se repita en Granada. La suerte y nuestro buen juego.

 

 

Martín Marrero de la Cruz

(MARTÍN II)

 

 

 

Un defensa transgresor que se adelantó a su época

Martín Marrero De la Cruz nació en Santa Cruz de Tenerife en 1945. Desde muy corta edad se observarían sus aptitudes para el deporte del balompié, iniciándose en el colegio de San Ildefonso en infantiles, destacando en el juvenil Mestalla y Tarrasa y también en el Regional Real Unión.

Martín II a su llegada a la U.D. Las Palmas.

De igual forma, se convertiría en el jugador más relevante de la Selección Juvenil Tinerfeña, donde ostentaba el brazalete de Capitan.

Aún en edad juvenil ficha el C.D. Tenerife donde militó dos temporadas en Segunda División. Sus excelentes actuaciones en la categoría de plata, hace que los rectores amarillos pongan mucho interés por adquirir sus servicios en unión del delantero José Juan.

Martín Marrero era un jugador que había ocupado diferentes demarcaciones en el terreno de juego, desde extremo a interior en labores atacantes o medio volante en funciones más organizadoras.

Su primer año en la U.D. Las Palmas en 1966/67 siendo dirigido por Juanito Ochoa, no fue excesivamente brillante dada la irregular temporada del equipo motivada por el servicio militar de sus mejores jugadores y el planteamiento táctico de Juanito Ochoa, muy lejos del fútbol canario.

Sin embargo, en la temporada siguiente con Luis Molowny, Martín II destapaba el tarro de sus esencias convirtiéndose en una de las estrellas del conjunto amarillo.

Su cambio de demarcación a la defensa por ambas bandas fue un gran acierto, dado que era un lateral carrilero con proyección ofensiva, sin olvidar el marcaje.

Su rapidez en banda y sus centros fueron muy celebrados por la afición. De igual forma, su entendimiento con Juanito Guedes era digno de admiración, llevando mucho peligro al marco contrario.

No era de extrañar que aquel lateral valiente y transgresor en su forma de jugar fuera llamado a la Selección Nacional Absoluta ante Bélgica, en un encuentro en el que también había sido seleccionado Juanito Guedes.

Tras la llegada de Pierre_Sinibaldi y la integración gradual de los jugadores argentinos le daria la oportunidad a Martín de volver a participar en competiciones europeas.

Tras su retirada del fútbol activo pasó a realizar funciones de entrenador en su isla natal, teniendo en su palmarés un ascenso a Segunda División con el Club Deportivo Tenerife.

Tuvo como entrenadores en el C.D. Tenerife a Satur Grech y Joseito.

 

 

Formación de la U.D. Las Palmas ante el Sabadell C.F. en el Estadio Insular en la temporada 1968/69. De izquierda a derecha, de pie: Oregui, Aparicio, Tonono, Martín II, Castellano y Guedes. De rodillas: León, Niz, Gilberto II, Germán y Gilberto I.
El defensa amarillo II fue un verdadero precursor de las innovaciones tácticas, adelantándose a su tiempo. Se incorporaba con facilidad al ataque, convirtiéndose en el verdadero falso extremo amarillo. En la instantánea, inaugurando el marcador frente al Zaragoza con un tanto de bella factura.
Martín Marrero pugnando un balón con dos delanteros del Atlético de Madrid.
El defensa Martín Marrero en disputa de un balón en el nevado campo del Twente de Holanda (29/11/1972).

 

Martín Marrero recibe los atentos cuidados de Pepe González, días antes del encuentro de Hertha de Berlín.

 

 

Juanito Guedes le convertiría en el falso extremo del equipo amarillo entregándole el balón en horizontal a su demarcación de defensa para iniciar su veloz carrera.

El verdadero extremo León no obstaculizaba la jugada incorporándose al centro del área.

Martín llegaba normalmente a la demarcación de interior o a la línea de córner desde donde centraba ofreciendo posibilidades de remate no sólo a los espadas del equipo sino a Juanito Guedes y Germán que eran excelentes rematadores incorporados al ataque.

El excelente defensa lateral amarillo Martín Marrero, vistiendo los colores de la Selección Española tras su regreso de su encuentro de la selección en Bélgica.

 

 

En conversaciones recientes con Martín II, nos diría con añoranza:

´A pesar de su edad Juanito Guedes era para nosotros un padre, ya que tenia una madurez impropia dada su juventud.

Sabia que cuando Tonono controlaba el balón en la defensa, lo buscaba y León y yo le leíamos el pensamiento. ¡Que gran futbolista Juanito Guedes!

De él podría contar innumerables anécdotas. El día de mi debut ante Bélgica en Lieja, se produjo una especie de encerrona.

El árbitro nos masacró a faltas y en el segundo tiempo terminaría expulsando a los defensas del Barcelona, Gallego y Eladio, que estaban muy compenetrados. Como consecuencia de ello tuvo lugar un escándalo mayúsculo con cargas de la policía contra los jugadores españoles. ¡Nunca he visto algo semejante!

Los jugadores sentimos un temor atroz ya que allí podía haber sacudido cualquier cosa.

Juanito Guedes, que no llegó a jugar en aquel encuentro, se pondría en la puerta de vestuarios y miraba sin pestañear a los policías y forofos vandálicos de la selección de Bélgica.

Su actitud era tan firme y valiente que nadie se atrevió a entrar desalojándose la zona de vestuarios paulativamente.

¡Qué personalidad la suya!

Me enseñó que en la vida, especialmente en el fútbol te ves obligado a tener ese punto de valentía en determinados momentos”.

Tras el prematuro fallecimiento de Juanito Guedes, el equipo pasaría por un gran bache anímico que afectaría sustancialmente en el terreno deportivo. Su pérdida nos conmocionaría a todos y en realidad nunca pudimos sobreponernos a ello.

 

 

 

Martín Marrero De la Cruz, posando para la cámara de Hernández Gil en un entrenamiento nocturno en el Estadio Insular.

 

 

Victoria de la U.D. Las Palmas en Los Cármenes. 

El equipo amarillo en un excelente encuentro ganaría al equipo granadino con gol de José Juan.

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

SÁBADO 7 DE ENERO DE 1967

 

GRANADA. – Vuelve el entusiasmo a nuestras filas. Pero conviene ser precavidos. Es mucho lo que nos queda por delante y los equipos que están en la zona comprometida, como nosotros, trataran de salir adelante. De momento, tenemos a tres equipos con más negativos. De ganar mañana algún punto mejoraríamos mucho y, aguardaríamos con más tranquilidad los encuentros comprometidos que aún nos quedan en casa.  En realidad, ningún partido de fuera o de dentro será fácil.

¿Cómo ven el partido de mañana? El Granada está en situación normal, sin aspiraciones de quedar muy alto, pero tampoco sin premuras, al menos de momento. A nosotros, hoy por hoy, nos son más necesarios los puntos. Recordando el partido de la primera vuelta, hay que reconocer que los andaluces estuvieron a punto de ganarnos. Fue nuestra peor actuación. Pero hay que pensar en el presente y éste nos dice que podemos hacer algo. No lo digo porque el Granada haya perdido ayer en su casa con un Segunda División, El Málaga, en partido amistoso a beneficio de la Campaña de Navidad, sino porque nuestra moral y nuestra fuerza actualmente son grandes. De todos modos, habrá que esperar. No es fácil sacar puntos de “Los Cármenes”, pero lo intentaremos con toda nuestra voluntad.

Y vamos con el resto de la jornada. El partido Pontevedra-Sevilla lo veo de claro color local, máxime dada la actual crisis sevillista. También debe ser favorable a los locales el partido Sabadell-Hércules. Nuestro ex entrenador tiene una difícil papeleta con el conjunto alicantino, al que no consigue hacer arrancar.

Llegamos a uno de los encuentros de más difícil pronóstico: el Córdoba-Barcelona. Aunque los catalanes fueron derrotados ampliamente por el Valencia ello no indica que sea enemigo fácil. Mi opinión es que habrá empate.

No tiene color el Valencia-Coruña, que resolverán a su favor los levantinos. Si lo tiene y mucho, el Español-Zaragoza, pues no me extrañaría que los “delfines” cedieran algún punto ante el irregular cuadro maño. No han sido muy convincentes las últimas actuaciones del Español.

El partido Atlético de Madrid-Atlético de Bilbao deben ganarlo los primeros. No veo al Bilbao con fuerzas para dar la sorpresa, aunque suele superarse cuando menos se espera.

Partido calve el Elche-Real Madrid. ¿Continuará imbatido el equipo “merengue”? No será fácil ganar al equipo de Muñoz, pero tampoco le será muy difícil lograr un empate. Este partido es uno de los más interesantes de la jornada, aunque a nosotros no nos afecte gran cosa.

En segunda veo un encuentro difícil para el Logroñés, pues el Celta no es flojo. El Ferrol-Gijón debe resolverse a favor del equipo de Satur Grech, pese a la baja por sanción de dos titulares. En cuanto al Real Sociedad-Santander no creo que la rivalidad haga que se produzca la sorpresa.

En los partidos del segundo grupo veo como favoritos al Betis frente al Castellón y al Cádiz frente al Levante pese a que los visitantes vienen dando mucho que hacer. El Málaga-Mallorca es uno de los encuentros más importantes. Creo que debe contar el factor campo.

Por ultimo en las reservas, doy como ganadores al Torrelavega frente al Calvo Sotelo y al Atlético Ceuta frente al Murcia.

 

 

 

 


 

Después de una fructífera salida a Coruña y Granada,  La U.D. Las Palmas y el Valencia

terminarían en tablas en el Estadio Insular.

El Valencia quedó acorralado en el segundo tiempo.

Excelente partido de Guedes, el mejor jugador sobre el campo.

Alineación de la U.D. Las Palmas: Oregui, Aparicio, Tonono, Martín II, José Luis y Castellano. De rodillas: José Juan, Germán, Gilberto, Guedes y León.
Alineación del Valencia C.F.: Pesudo, Solo, Mestre, Vidagañy, Paquito y Roberto. De rodillas: Claramunt I, Waldo, Ansola, Poli y Guillot.
Banquillo canario: Gilberto (El zapatero), Pepe González (masajista), Juanito Ochoa, Carmelo Campos y Pepín.
Banquillo del Valencia C.F. comandado por su entrenador Edmundo Suárez (Mundo).

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

SÁBADO 11 DE ENERO DE 1967

En la cena de fin de año que la directiva nos ofreció en “Acapulco” prometimos y estábamos convencidos de ello, que no regresaríamos de esta salida sin traernos como mínimo dos positivos. Hemos cumplido esta promesa y queremos que haya sido el regalo de Reyes para esta afición que nos ha seguido con tanta fidelidad, y ha estado siempre con nosotros en los malos momentos de principio de la Liga.

Sacamos un punto en Coruña y nos hemos llevado los dos de Granada, los tres puntos merecidamente. Tan merecidamente que en “Marca” periódico que este año a pesar de haber logrado fuera de casa los mejores resultados que recuerdo, nos ha puesto una calificación baja y en cambio en Granada nuestra puntuación ha sido la mejor de la temporada, incluidos los encuentros de casa.

En el gol marcado al Coruña dije que era una jugada que teníamos ensayada entre German y yo. En Riazor me tocó a mí marcar, y esta vez fue German el que se quedó a disposición de disparo, tiró bien y Ñito rechazó, pero allí estaba como siempre oliendo el gol José Juan que aprovechó el rechace del portero granadino para marcar el único gol del encuentro, y el de nuestra justa victoria.

Al final del primer tiempo el árbitro señaló un libre directo desde fuera del área. Fui el encargado de lanzarlo y mi disparo se estrelló en el larguero. Fue otra buena ocasión de marcar. A raíz de nuestro gol el Granada se lanzó a una furiosa ofensiva, que no tuvo resultados prácticos gracias a nuestra serenidad y ordenada defensa. Aparicio tuvo una misión difícil, al tener que seguir a Vicente por todo el campo. La cumplió a la perfección, tan bien lo hizo que Vicente solo tuvo una oportunidad de marcar y fue en una falta lanzada desde el borde del área que Ulacia despejó impresionantemente.

El Granada fue un equipo luchador y muy duro al que su publico alentó hasta el final esperando al menos un empate que no tenían posibilidad de conseguir, pues nosotros todavía tuvimos dos o tres ocasiones más claras que las que se les presentaron a ellos, una en el último minuto.

El árbitro que fue muy casero, prolongó el encuentro más de cuatro minutos sin causa justificada. A pesarde ello se había cumplido nuestro objetivo y volvemos a Las Palmas con tres negativos menos que confirma nuestra moral que no habíamos perdido nunca, a pesar de los puntos que se nos fueron en casa. Siempre he insistido que teníamos mala suerte. Ello sonaba ya a justificación, pero decía que había que tener confianza en nuestro juego, que las cosas dejarían de dársenos mal y afortunadamente así ha sucedido. Frente a los difíciles equipos que tienen que pasar por el Estadio Insular saldremos sin confianzas que nos pueda costar la derrota. Iremos a ganar, pero con la convicción de que en caso de que alguno de ellos logre sacar al positivo del Estadio, nosotros estaremos en condiciones de lograr un resultado igual en cualquier campo de España.

 

 

 

 

 

 

Abultada derrota en La Romareda. 

La U.D. las Palmas pierde por cuatro tantos a uno ante el equipo maño a pesar de hacer una buena segunda parte.

José Juan autor del único gol canario.

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

LUNES 16 DE ENERO DE 1967

            Parece que este año tenemos el signo de la pérdida de puntos en casa. Ha volado otro, y sí se han marchado muchos injustamente, el que se ha ido con el Valencia ha sido el más injusto. Cuando perdimos con el Bilbao, habíamos jugado peor en la primera parte y aunque luego nos crecimos en la continuación y llegamos a igualar el resultado jugábamos contra reloj haciendo un súper esfuerzo que luego se vino abajo. Contra el Valencia hemos jugado un encuentro completo. Ninguno de los fenómenos de su delantera pudo nunca hacer nada y todo el equipo se encerró en su área capeando el temporal que se les venía encima como podían. En la primera parte jugamos muy bien y al llegar al descanso teníamos que haber tenido un resultado claro a nuestro favor. El árbitro anuló un gol de Gilberto por precipitarse en tocar, (pues después del tiro de German el balón le llegó a Gilberto de rebote de un defensa). Antes Pesudo hizo la mejor parada, cuando atrapó el balón en la falta lanzada por mí desde el borde del área. En esta primera parte el Valencia no tuvo ni una sola oportunidad de gol, y la única sensación de peligro la dio en otra falta que lanzo Waldo por encima de la barrera y que Oregui adivinó haciéndose con el balón. En todo este tiempo le vi poco más.

En la segunda parte salimos dispuesto a marcar. Necesitábamos pronto un gol que serenara nuestro juego. Si lo hubiéramos conseguido estoy seguro que nuestra victoria no se habría quedado solo en eso. No llegó el gol y todo el segundo tiempo tuvimos que jugar con el temor de que en un contraataque ellos nos podrían marcar un gol que echara por tierra todo nuestro esfuerzo. No pudiéndonos dedicar a la búsqueda del gol con la tranquilidad que de la otra forma lo hubiéramos hecho.

En esta parte el Valencia solo se presentó una ocasión cuando nuestra puerta quedó sola. Pero Aparicio ya se había colocado bien y la cosa no pasó de ser un susto. Nosotros continuamos mereciendo ese gol y tuvimos tres claras ocasiones. Pudieron haber marcado José Juan y León de cabeza y en otra ocasión Gilberto desde fuera del área, con uno de sus potentes disparos. No quiero enjuiciar nuestra actuación, ni nuestro juego. El público ha sido una vez más testigo de nuestro esfuerzo. Esfuerzo que no ha tenido la compensación que merecíamos. El Valencia pasó desapercibido. Sus jugadores más sobresalientes no se notaron. Poli su motor quedo oscurecido ante el empuje de Martin. Mientras que Waldo no se enteraba al ganarle todas las acciones Tonono, y no digamos nada de la otra parte del tándem atacante valenciano Ansola, prácticamente no hizo acto de presencia al anularle Paco. De los dos medios, Roberto fue un defensa más y Paquito apenas si se adelantó en una ocasión en la primera parte, cuando llego al borde del área, en la falta que nos tocó el Señor Ortiz de Mendibil y que fue lanzada por Waldo. La defensa se limitó a sacar balones como podía empleando demasiada dureza y Pesudo tuvo suerte en muchas ocasiones, como en el balón que se le fue en la primera parte. Ahora tenemos una doble salida difícil. Pero vuelvo a repetir que estamos en condiciones de ganar a cualquiera, en el campo que sea.

 

 

 

 

 

 

Otro encuentro que se saldaría con empate. Partido equilibrado y duro en «El Arcángel».

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

SÁBADO 4 DE FEBRERO DE  1967

        De nuevo a la Península para intentar conseguir algo en el partido de mañana. No es nada fácil sacar algo positivo en Córdoba, pues el equipo de la Mezquita frenó a todo un Barcelona la jornada anterior. Sin embargo, en las dos últimas temporadas hemos conseguido arañar dos empates. No sería de extrañar que también esta vez la suerte estuviera de nuestra parte. Por supuesto que vamos a intentarlo con todas nuestras fuerzas.

Quiero dejar constancia de que no estamos desmoralizados por el amplio tanteo que encajamos en Zaragoza. Los maños tuvieron una primera parte “bordada”. Pero no es cosa de recordar lo pasado. Vamos a pensar en el partido de “El Arcángel”, que es lo inmediato. El Córdoba está en situación aceptable, sin peligro evidente, pero tampoco sin confianza. Casi como nosotros. Conocemos a todos los jugadores y sabemos su estilo de juego. También sabemos cuánto anima la afición cordobesa a su equipo. Pero creo que amarrando bien a sus delanteros más peligrosos e imponiéndonos desde el centro del campo, con un poco de suerte podremos obtener un resultado favorable. Creo que el tanteo, en cualquier caso, será muy corto. Me inclino por un empate.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nueva debacle en el Insular tras perder con el conjunto hispalense por un tanto a dos.

Defectos tácticos y posicionales contribuyeron al resultado final.

Duras críticas al entrenador vasco Juanito Ochoa ante la alarmante situación.

Formación de la U.D. Las Palmas que caería derrotada ante el Sevilla en el Estadio Insular: Oregui, Aparicio, Tonono, Martín II, José Luis y Castellano. De rodillas: Jose Juan, Germán, Gilberto, Guedes y León.
Alineación del Sevilla que vencería a la U.D. Las Palmas con todo merecimiento: Rodri, Isabelo, Costa, Rebellón, Eloy y Achucaro. De rodillas: Lora, Oliveros, Lizagarre, Víctor y Suárez.
Único gol de la U.D. Las Palmas ante el Sevilla obtenido por León de tiro fuerte por bajo a centro de Gilberto.

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

SÁBADO 11 DE FEBRERO DE  1967

            Tenemos ahora dos partidos en casa. Esto puede ser un buen avance, porque podremos ganar varios puntos que nos colocarían por encima de algunos equipos y tendríamos cierto margen ante el difícil próximo desplazamiento a Madrid y Sabadell. Hay que garantizar aquí estos cuatro puntos. Pero no serán fáciles ni el Sevilla ni el Atlético de Madrid. Por el momento, nos preocupa el equipo andaluz. Lleva una buena racha últimamente y ese 3-1 sobre el Zaragoza indica que su delantera está bien de juego. También tenemos referencia de la efectividad de sus líneas defensivas. En conjunto parece que el Sevilla está bastante fuerte.

Hemos de tener en cuenta que, aunque en el partido de la primera vuelta mantuvimos por algún tiempo la igualada a cero, luego el Sevilla nos marcó dos goles. Ahora trataremos de remontarlos o igualarlos. Aunque en general nos iría bien en último caso con ganar simplemente, pero sería mejor garantizar el gol particular… por lo que pueda pasar, que no creo, sinceramente que pase nada. Nuestro equipo está bien y trataremos incluso de quitar esos dos negativos que tenemos actualmente.

Así que debemos todos confiar en la victoria. Habrá que trabajarla desde un principio y no dejar ningún hueco para posibles contraataques de los sevillanos. Esperemos que nosotros tengamos más fortuna de la acostumbrada en el remate a puerta.

 

           

 

 

 

 

 

La U.D. Las Palmas justo vencedor ante el equipo colchonero.

Tras un esplénido primer tiempo de los amarillos el Atlético de Madrid ejercería su dominio en la segunda mitad.

Alineación de la U.D. Las Palmas ante el Atlético de Madrid: Oregui, Aparicio, Tonono, Martin II, José Luis y Castellano. De rodillas: José Juan, Germán, Gilberto, Guedes y Vegazo.
Formación del Atlético de Madrid que perdería en el Estadio Insular por la mínima diferencia: San Román, Rivilla, Griffa, Calleja, Mendoza y Glaria. De rodillas: Ufarte, Luis, Gárate, Abelardo y Urtiaga.
Martín II, autor del gol de la U.D. Las Palmas ante el Atlético de Madrid.

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

LUNES 20 DE FEBRERO DE 1967

 

Se ha terminado la veda. Aquí nadie vendrá por más puntos. Hemos demostrado que el encuentro del Sevilla fue el partido negro que sale a todos los equipos. Ya hemos perdido diez puntos en casa y creo que merecidamente sólo lo han sido los dos del Sevilla y el primero del Granada, los otros han sido más por desgracia que por otra cosa. Pero como digo al principio estamos dispuestos a que ya nadie salga del Estadio diciendo que ha cazado algo.

El Atlético venía dispuesto a repetir la suerte de los otros afortunados. Quería llevarse algún punto para seguir aspirando al segundo puesto. Los dos puntos conquistados en Valencia, junto a su último triunfo en casa frente al Córdoba le daban esas esperanzas, luego a lo largo del partido vieron que las cosas se les ponían feas. Dedicándose en el primer tiempo a defenderse, amontonando hombres atrás de una forma descarada. Además de los tres defensas de siempre, Rivilla, Griffa y Calleja, tenían metido atrás continuamente a Glaria y reforzando al cuarteto a los dos interiores Luis y Adelardo que no pasaban del centro del campo junto con Urtiaga que salió de extremo para colocarse inmediatamente en el centro del campo.

A pesar de este dispositivo defensivo acorralamos al Atlético y su puerta pasó por muchísimos apuros que resolvió bien el portero San Román. Éste es un guardameta de gran colocación con estupenda planta muy difícil de batir. Corríamos tanto en esos momentos y nos veían en tan distintos lugares a los mismos jugadores que los del Atlético cada vez que se dirigían al árbitro para reclamar algo le decían que nosotros estábamos drogados, que si no fuera así no nos podíamos emplear con tanto esfuerzo.

Nos tuvimos que conformar con el empate a cero en el primer tiempo. A la salida de la segunda parte fueron ellos de principio los que nos quisieron sorprender lanzándose a una inesperada ofensiva que de momento tuvimos que contener.

El gol de Luis marcado en fuera de juego y anulado por el árbitro, aunque en realidad no hubo tal anulación puesto que ya había pitado antes del llevarse el balón, confió al Atlético que podía ganarnos en caso de marcar ellos primero y esa confianza en volver a repetir la suerte fue su perdición puesto que descuidaron un tanto la defensa para poder realizar los ataques, permitiéndonos a nosotros hacer lanzamientos más largos hacia Gilberto o Vegazo. En una de estas llegadas llegó nuestro gol que tanto habíamos merecido. Gilberto después de su escapada lanzo hacia la derecha donde se encontraba Martin completamente desmarcado, éste paró la pelota y con habilidad la mandó al otro lado de donde se encontraba San Román. Era el gol que significaba nuestro triunfo pues ya nos daba una seguridad de la victoria, siempre estábamos pendientes de que ellos pudieran marcar y que nuestro esfuerzo se fuera como tantas otras veces por los suelos. Con el gol ya estábamos tranquilos y dispuestos a defenderlo como fuera. El Atlético ante la seguridad de su derrota, quemó todos los cartuchos y se lanzó a un ataque desesperado con Griffa en la delantera esperando inútilmente el gol del empate. Este descuido defensivo pudo haber aumentado nuestro triunfo merecido con un segundo gol en una oportunidad de Vegazo.

Del Atlético me ha gustado San Román. Los defensas han jugado como siempre y delante tiene hombres muy peligrosos, Luis, Ufarte, el mismo Gárate que, aunque no haya hecho nada se le nota clase, Mendoza… Es todo un equipo lleno de grandes figuras.

 

 

 

La U.D. Las Palmas empata por primera vez  en el Estadio Santiago Bernabéu

El equipo canario pudo resolver a su favor en el segundo tiempo. 

Se perdieron ocasiones claras por parte de José Juan y Vegazo, quién seria el autor del gol del conjunto canario.

 

El extremo Vegazo sería el autor del empate de la U.D. Las Palmas en Chamartín y su jugador más incisivo.

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

SÁBADO 25 DE FEBRERO DE 1967

 

            Pocos nos dan alternativas en esta salida. Ahora el Real Madrid en el Bernabéu; después el Sabadell en la “Creu Alta”. La verdad es que son dos partidos difíciles, que cualquier aficionado apostaría a favor del equipo de casa. Nuestro primer adversario es el Campeón de Europa, al que nunca hemos logrado ganar en el Estadio Insular ni le hemos arrancado un solo punto de su campo. ¿Hay ahora alguna posibilidad?. A muchos les parece que, si el Real sale con su equipo diezmado, porque el entrenador ha apartado voluntariamente a varios elementos clave, hay alguna oportunidad de obtener un buen resultado. No hay que fiarse porque los suplentes merengues son jugadores de categoría que ya los quisieran para sí muchos otros clubs de primera. Además, por el hecho de ser suplentes tendrán que hacer méritos para ganarse un puesto. No, en este sentido no creo que sea muy grande la ventaja.

De todos modos, quiero decir que vamos con el mejor ánimo y que no nos damos por vencidos de antemano. Lucharemos como siempre, porque nos hacen falta los puntos para salir de la zona peligrosa en que nos hallamos y porque no hay que asustarse por muy potente que sea el rival, que lo es en este caso el Real Madrid.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

MIÉRCOLES 1 DE MARZO DE 1967

 

Hemos conseguido lo que parecía imposible. Todos lo habíamos dicho.

Antes del encuentro con el Sevilla, Aparicio en unas declaraciones opinó que se conformaba con ganar al equipo andaluz, aunque fuera por un gol de diferencia y que venceríamos al Atlético de Madrid. Respecto al encuentro con el Real Madrid, dijo que estaba previsto que sacaríamos algo positivo. Aparicio en lo único que se equivoco fue en el resultado del Sevilla haciendo un pleno en lo demás. German más tarde fue de la misma opinión diciendo que teníamos una posibilidad y que la agarraríamos si el Madrid se descuidaba. El Madrid no se descuidó en realidad. Nosotros jugamos mucho más. Ya está visto que actuamos mejor fuera de casa donde rendimos a plenitud. Nuestro juego es más tranquilo, no tenemos un público al que hay que contentar y por lo tanto estamos menos nerviosos.

Esta vez la cosa se puso distinta al marcar muy rápidamente Vegazo.

Esto casi nos cogió de sorpresa e, instintivamente, nos fuimos atrás, en parte también empujados por el juego del Madrid que redobló sus ataques. Y es que nosotros marcamos en el momento crítico, cuando el equipo de casa normalmente imprime más velocidad para adelantarse en el marcador y asegurar la victoria. Es el primer cuarto de hora, cuando el visitante se dedica a perder tiempo, esperando el momento de lanzarse al ataque. El Madrid, pues, redobló sus esfuerzos y nos defendimos un poco desesperadamente. En esos momentos, la verdad, no sentamos nuestro juego y soltábamos la pelota demasiado deprisa. Pero aguantamos durante mucho tiempo. Hasta que Grosso marcó el gol del empate a pocos minutos del final del primer tiempo. Creo que fue un beneficio para nosotros. El Madrid salió en la segunda parte con la convicción de que había hecho lo difícil que era igualarnos y a nosotros nos dio tiempo a reflexionar. Habíamos visto que la cacareada superioridad del Madrid era una leyenda. Éramos tan buenos como ellos y capaces de ganarles. Y ya no hubo en el campo más equipo que Las Palmas. El Madrid no realizó ya una sola jugada de verdadero peligro. Nuestra defensa era más ordenada y al mismo tiempo que nos defendíamos iniciábamos nuestros ataques que dejaban en suspenso a la parroquia madridista. Pudimos haber repetido la suerte cuando José Juan se iba recto hacia el gol. La zancadilla de De Felipe fue clara, pero ¿qué arbitro se atreve a pitar un penalti que puede ser decisivo al Real Madrid en su casa? Ni los más viejos lo recuerdan. Además, podemos contar otras ocasiones, desde luego, más de las que tuvo el equipo del Bernabéu.

Del Madrid poco puedo decir. Demostró que es un equipo normal, porque nosotros jugamos con ganas, pero no fue nunca un equipo superior en clase, ya no hay esa diferencia del Madrid hacia los otros equipos a pesar de la diferencia de puntos que le lleva al segundo. Es un equipo luchador, pero nada más, no tiene una figura que sobresalga de los demás. Amancio no jugó y tampoco Gento.  Dicen que Manolín Bueno puede ser el que continúe con el once a la espalda, cuando ya no juegue Gento. Pero Manolín Bueno no hizo nada ante Aparicio. Es un partido que tenía que demostrar sus cualidades. Solo de Felipe y Félix Ruiz sobresalieron a base de emplearse con entusiasmo, pero sin gran clase. Veloso fue otro de los destacados.

Este triunfo nos ha situado bien. No hemos ganado, pero hemos conseguido, repito, lo que parecía imposible, con la moral que acompaña. Ya prácticamente hay dos equipos descendidos como el Coruña y el Hércules y otro candidato seguro a la promoción como el Granada. Después estamos un grupo de cuatro para el puesto del que trataremos de escaparnos. Para ello ya hemos dado el primer paso. El otro trataremos de continuarlo en Sabadell.

 

 

 

Otro positivo conquistado en la Creu Alta.

La U.D. Las Palmas hizo un excelente partido especialmente en la segunda parte.

El equipo amarillo dejó constancia de una excelente preparación física destacando en esta labor Guedes y Niz.

 

Juanito Guedes en un entrenamiento en el Estadio Insular mostrándonos su técnica en el control del balón.

 

El polivalente jugador de la cantera artesanista Dionisio Nuez (Niz) se revelaría en esta temporada como uno de los jugadores más regulares del club, marcando el valioso gol del empate en la Nueva Cruz Alta.

 

 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

SÁBADO 4 DE MARZO DE 1967

 

            Desde el Hotel Condado, donde permaneceremos hasta el partido con el Sabadell, esperamos con impaciencia el desenlace de este segundo encuentro del viaje.

El empate en Madrid queda atrás, pese a su mérito y confiamos redondear con éxito el desplazamiento. No es fácil el Sabadell, pues, aunque situado en la zona cómoda no hay que olvidar que ha sido poco menos que inexpugnable en su campo. Cedió un punto la pasada semana ante el Atlético de Madrid, pero de resto, ha sido un equipo muy fuerte en su campo. Varios clubes poderosos han caído con bastantes goles de diferencia. Entre ellos el Valencia. El Sabadell, que tiene una buena defensa, cuenta asimismo con delanteros hábiles y rápidos. Está, en conjunto mucho mejor que en otras temporadas.

¿Podremos repetir suerte? Ni que decir tiene que nuestra moral está muy alta. Pero también lo es nuestro sentido de responsabilidad. Y no estamos ahora como para confiarnos en demasía. Si podemos solventar nuestra situación en la Liga antes de los últimos encuentros, mucho mejor. Por ello saldremos todos los domingos por la noche con una decisión firme. Ojalá podamos regresar con algún negativo menos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

SÁBADO 11 DE MARZO DE 1967

            De vuelta a casa para un solo encuentro. Mañana nos veremos con el colista. Pero no crean que esto nos da confianza. Todo lo contrario. Los equipos que se consideran flojos, son los que luego resultan más difíciles, porque se cierran bien y dan mucha guerra. La verdad es que el Hércules no ha estado flojo en sus últimos desplazamientos. ¡Que se lo pregunten al Sevilla!. El hecho de que haya perdido con el Real Madrid en su campo el pasado domingo y que su situación sea angustiosa no indica que lo den todo por perdido. El Hércules es capaz de aguar la fiesta a cualquiera y nosotros no estamos aún para fiestas. Se nos ha aclarado un poco la clasificación con los dos puntos ganados en el último desplazamiento, pero hay que evitar complicaciones de última hora porque estamos aún en zona peligrosa y un fallo puede meternos en la promoción.

De salir las cosas bien mañana podríamos dar un buen respiro. Bueno, primero que nada, habrá que ganarle al Hércules. Y habrá que jugar para ello con entusiasmo y rapidez, frenando a sus delanteros y lanzándonos a una ordenada ofensiva que nos abra el camino del gol.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras dos empates actuando como visitante, La U.D. Las Palmas volvería a decepcionarnos cayendo derrotada ante el Hércules C.F. 

El conjunto canario no dio muestras de combatividad.

La cerrada defensa del Hércules daría su fruto, aprovechando su oportunidad con el gol de Cervera.

En la instantánea equipo de la U.D. Las Palmas derrotada en el Estadio Insular por el Hércules de Alicante. De izquierda a derecha, de pie: Oregui, Aparicio, Tonono, Martín II, José Luis y Castellano. De rodillas: José Juan, Germán, Gilberto I, Guedes y Vegazo.
Alineación del Hércules C.F.: Fernández (Bilbao), Miche, Ramos, M. Ángel, Bellod y Toledo. De rodillas: Ramón, Cervera, Cáceres, Maxi y José Juan.

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

LUNES 13 DE MARZO DE 1967

 

Inaudito. Nadie, ni nosotros, podíamos pensar que al final del partido con el Hércules figurara en el marcador un uno a cero en contra. Y no es que se repitiera el partido malo que realizamos contra el Sevilla. Esta vez la cosa fue distinta. No puedo decir que hemos realizado un gran partido, porque faltaría a la verdad. Pero hemos luchado y hemos puesto entusiasmo, sin que nos acompañara el acierto en nuestras intervenciones. Hemos tenido goles cantados y los hemos fallado. Además de los tres tiros que se han ido a los palos, particularmente el cabezazo de Castellano que todos cantábamos gol, cuando esta vez no había defensores que pudieran impedir el gol. Anteriormente ya le había sacado un balón de dentro cuando estaba batido Fernández un defensa al mismo Paco.

Empezamos bien de entrada. Pareció que el Hércules no sería un enemigo difícil. Estaban luchando, pero eso era natural en los primeros minutos de contención, siempre se aguanta al equipo de casa. Son los minutos clave en los que si hubiéramos marcado nosotros el Hércules se habría ido a su casa con un resultado de época. No fue así y una de tantas jugadas desgraciadas hizo que fuéramos los que marcáramos, pero en nuestra propia meta. La cosa se nos puso difícil, aunque quedaba mucho tiempo por delante, porque aumentó extraordinariamente el gol la moral del Hércules. Sus jugadores ya daban todo lo que tenían dentro tratando de evitar el gol del empate antes de irse a la caseta. Lo consiguieron y en el segundo tiempo formaron una muralla prácticamente imposible de rebasar. En esta segunda parte tiramos de todas las maneras, rematamos de cabeza con los pies y con lo que podíamos. Los jugadores del Hércules caían al suelo y más que demostrar cuanto lo hacía de puro cansancio estaban derrochando un esfuerzo superior a sus posibilidades. Recibían pelotazos. Porque hay que ver la de balones que tropezaron en sus espaldas, piernas y cabezas que iban camino de gol. Y no digamos nada de su portero, que trabajó más que en diez partidos normales. El mimo suplente que salió faltando unos minutos tuvo más intervenciones que Oregui.

El resultado nos ha dejado a todos asombrados, ha sido un mazazo, pero volveremos a luchar nuevamente como lo estamos haciendo, sin desmayos. Creo firmemente que lograremos algo positivo en esta doble salida, contra el Elche y el Bilbao.  Aquí nos suceden cosas raras. Nosotros fuera de casa no permitimos nunca que los contrarios se acerquen a nuestra puerta ni la mitad de las veces que lo hemos hecho nosotros contra el Hércules y eso sin hacer nunca cerrojo. El Hércules no ha tirado ni una vez desde dentro del área, cuando más lo hizo fue en la primera parte siempre desde bastante fuera del área. Tiros lejanos sin ningún peligro que no hubieran sido goles si no llega la jugada desgraciada del gol en propia puerta.

Lo que más lo sentimos es por el público que tanto nos ha animado. Nos habíamos propuesto no perder un punto más en casa. Hemos vuelto a fallar a pesar de nuestros deseos. Y el caso es que el equipo marcha, jugamos fuera de casa y convencemos. Los aficionados habrán leído crónicas y también han podido ver los momentos televisados del partido con el Madrid además del partido completo contra el Sabadell donde demostramos que no salimos nunca a pasear. Es difícil justificar doce puntos perdidos. Pero hay que tener en cuenta que, si en algún momento hubiésemos perdido la moral con esos doce puntos, estaríamos ahora en último lugar y nos falta mucho para eso.

 

 

 

 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

SÁBADO 18 DE MARZO DE 1967

 

            Nueva salida, la antepenúltima del campeonato. ¿Qué cabe decir de los partidos que nos aguardan? El aficionado está bastante escéptico. Y es lógico. Aun no comprendo exactamente lo que nos ha pasado, pero hay que seguir adelante y pensar que no debe escapársenos la Liga porque no hayamos tenido fortuna en algunas ocasiones. Nuestra situación es difícil y para no complicarla más hemos de intentar quedarnos a salvo antes de que juguemos las últimas cartas en casa.

Ahora nos toca Elche, lugar donde hemos empatado. El pasado año, concretamente. Recuerdo con emoción el aliento que nos prestaron los canarios del barco “Playa de las Canteras”. Ahora el Elche está en posición tan comprometida como la nuestra. Y nos será difícil. El Sabadell fue ganando el pasado domingo y perdió cuando nadie lo esperaba. Más que favorecernos esto lo que hará es que los ilicitanos luchen por garantizarse el triunfo desde el primer momento. Tenemos que tener fe, moral y fuerza. Lo que poseemos. No cejaremos hasta salir airosos de nuestra empresa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se pierde en Altabix ante el Elche cuando se esperaba conseguir el empate.

Juanito Guedes el jugador más destacado del once canario.

Alineación de la U.D. Las Palmas en el Estadio Altabix: Oregui, Aparicio, Tonono, José Luis, Martín II y Castellano. De rodillas: José Juan, Germán, Gilberto, Guedes y Niz.

 

Juanito Guedes.

 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

MIÉRCOLES 22 DE MARZO DE 1967

 

            No hemos jugado bien. Pudimos haber conseguido el empate a pesar de todo, pero al contrario de lo que nos sucede en el Estadio Insular que nos cuesta tanto marcar goles, fuera de casa marcamos en casi todos los partidos y a pesar de que el equipo de turno sea el primero en lograr su gol. Esta vez fue el Elche, no nos desanimamos y seguimos insistiendo hasta lograr el empate e incluso se pudo remontar el partido. El Elche como el Sabadell, el Atlético de Madrid, etc., etc., marcó sus dos goles cuando ya lógicamente no debía de hacerlo: el primero en los últimos minutos de la primera parte y el ultimo cuando ya desfilaban los espectadores conformándose con el resultado de uno a uno, pero esta es la suerte que nos acompaña en esta temporada.

Hubo dos factores decisivos que contribuyeron a que no jugáramos como normalmente lo hacemos fuera de casa o que al menos dieran a los espectadores una impresión de desorden en nuestro juego. La lesión de Paco fue importante ya que nos hizo salir en el segundo tiempo con un hombre de menos y cuando teníamos el marcador adverso, en los momentos en que precisamente es cuando damos todo nuestro máximo esfuerzo y cuando hemos sorprendido a más de un equipo en los comienzos de la segunda parte, instantes decisivos en los cuales el Elche tenía que empezar a situarse nuevamente en el campo. Después volvió Paco, pero ya habíamos aguantado todos los esfuerzos del Elche que viendo que podía asegurar la victoria con un gol que les diera seguridad se habían lanzado a un ataque furioso y un tanto desordenado. Resistimos como pudimos. Se reintegró Paco con las condiciones físicas muy mermadas y para colmo llego la lesión de Oregui cuando ya estaba dando la seguridad de que allí no entraría una pelota más.

Fue sustituido por Ulacia. Todos sabemos lo que éste puede dar de sí, pero entraba en frio ante un equipo que atacaba por bandadas y un portero necesita unos minutos para entrar en reacción. Este cambio si no nos quitó la moral al menos si confianza a la defensa. Ulacia a pesar de todo y durante el tiempo que ocupó la puerta siguió la misma línea que Oregui sin un solo fallo.

Habíamos pasado los momentos malos y ya comenzamos a igualar el juego del Elche lanzándonos hacia su puerta danto fe de que nosotros también podíamos marcar. Y el gol llegó en una de las oportunidades de José Juan. Estábamos a menos de diez minutos del final y habíamos hecho lo difícil, aguantar en los momentos de agobio y marcar cuando las fuerzas del Elche decayeron. El resultado ya no podía variar. Casi era imposible que ellos lograran un nuevo gol. Pero las cosas del futbol son así y ese imposible se dio tres o cuatro minutos más tarde. Una serie de rechaces ante nuestra puerta permitió a Iborra, que desesperado se había ido al ataque, marcar el gol que ya no tenía remedio. Ese gol no lo vieron muchos seguidores del Elche, que habían abandonado sus localidades cuando marcamos el gol del empate. Este abandono del público que nosotros observábamos, era una garantía de desmoralización. Después ya todo fue alegría al salvar un resultado con el que ya no contaban. Y es que últimamente como dije en las Palmas nos fallan las ocasiones y lo malo es que éstas les vienen solas a los equipos que nos enfrentamos fuera de casa. Si no hubiéramos estado en la actual situación en la tabla el resultado hubiera sido normal y nadie se habría preocupado de un partido que se pierde fuera de casa por la mínima diferencia. Ahora necesitamos puntos de una forma vital e iremos a tratar de conseguirlos a Bilbao donde el titular ha empatado con el Hércules en un resultado que no nos favorece nada al tener que entregarse al máximo el equipo Bilbaíno con las Palmas para contentar a sus seguidores.

 

 

 

 

Contundente victoria en San Mamés del Athlétic de Bilbao por tres tantos a cero a la U.D. Las Palmas.

El delantero Argoitia, de nuevo «bestia negra» del equipo amarillo sería el autor de los goles de su equipo.

Se agrava la situación en la tabla clasificatoria.

Alineación de la U.D. Las Palmas: Ulacia, Aparicio, Tonono, José Luis, Martín II y Castellano. De rodillas: José Juan, Germán, Gilberto, Guedes y Niz.

 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

MIÉRCOLES 29 DE MARZO DE 1967

 

            Tenía esperanzas de hacer algo en Bilbao. Al salir de Las Palmas dije que consideraba más fácil este partido que el de Elche. Lo curioso fue que habiendo jugado mucho peor en Elche perdimos por la mínima, (y en los últimos minutos), y en Bilbao hemos encajado tres goles que, de verdad, no hemos merecido. Se ha hablado mucho del primer gol y del fallo de Ulacia. En ninguno de los goles que nos marcó Argoitia tuvo la culpa nadie. En el primero Ulacia hizo una arriesgada salida al mismo tiempo que saltaba el Bilbaíno, al caer los dos, el balón le quedo al alcance del pie al delantero y ya no tuvo más que empujar la pelota. La otra cara de la moneda cuando nosotros íbamos perdiendo dos a cero, nos encontramos en la misma situación con la particularidad de que Iribar que había perdido también el balón en su caída, se encontró con éste debajo del cuerpo.

Tuvimos muchas ocasiones y creo que el Bilbao realizó peor encuentro que nosotros, pero este equipo es desconcertante y sin hacer grandes cosas marcó tres goles. Si hay que destacar algo es que todos los marcó Argoitia y aparte de esto algo de Sáez y la movilidad de Rojo.

No quiero hablar mucho de este encuentro. Perdimos y creo que es más practico mirar al futuro. Tenemos tres partidos en casa que sabemos que hay que ganar por necesidad. De momento, el primero es el Pontevedra que está como el Sevilla aproximadamente en la misma situación que nosotros. Los puntos son vitales y tenemos la ventaja de haberles ganado en su casa. La afición puede tener la seguridad que saldremos a darlo todo, como si de este partido dependiera la permanencia. La verdad es que nunca nos hemos confiado ni pensamos que ya lo teníamos todo hecho. Ahora menos que nunca. Los partidos que nos quedan en casa son tres de cuatro, por lo tanto, creo que podemos llegar mejor que otros a los veintiséis puntos con los cuales no promocionaremos porque después del Pontevedra viene el Barcelona y cuando esto suceda ya el campeonato estará prácticamente decidido con el segundo puesto seguro para el equipo catalán y en esas condiciones a pesar de que jugaran lo que puedan no creo que arriesguen lo mismo como si tuvieran que disputarse el título.

Pido serenidad a la afición que afortunadamente, a pesar de habernos visto con resultados adversos una y otra vez nunca la ha perdido, ni nosotros tampoco. Si por un momento nos hubiera faltado la moral ahora ya estaríamos abocados al descenso automático. Pero siempre hemos confiado en nuestras propias fuerzas y seguimos haciéndolo. Entrenaremos con la misma fe que antes de la visita del Hércules, cuando a nuestro regreso de la salida de Madrid y Sabadell fue tan distinto al que ahora hemos tenido a la vuelta de Elche y Bilbao. Entonces la satisfacción la tuvo la afición por lo que habían leído y por los puntos que nos traíamos. En estos momentos creo firmemente que le daremos a nuestros seguidores la alegría que merecen y que tanto tiempo han estado esperando en el Estadio Insular.

El próximo encuentro es el decisivo para nosotros y no se podrá hablar de peligro verdadero hasta que no se juegue el partido. Estoy seguro de que ganaremos porque además el Pontevedra no creo que venga a encerrarse en su área. Para ellos también es importante lograr puntos que le alejen de la zona difícil. A ellos solo les queda un partido en su casa y los puntos, al revés que nosotros, los tienen que conseguir fuera sin el importante apoyo del público que siempre es un factor que hay que tener en cuenta.

 

 

 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

SÁBADO 1 DE ABRIL DE  1967

        Mañana tendremos el primero de los tres partidos que nos quedan en casa. Nuestro adversario no es flojo. – ¿Qué equipo es flojo a estas alturas? -aunque en la primera vuelta pudimos vencerle. Pero el Pontevedra perdió un punto en su casa el pasado domingo y tratará de desquitarse. Es de los equipos que, como nosotros, está en peligro de promocionar.

Reitero mi petición y la de todos mis compañeros con respecto al público. Ahora más que nunca debemos estar unidos con moral. Hemos de salir adelante porque no vamos a echar a rodar toda una labor. Y cuanto mejor si podemos mantenernos en primera sin necesidad de pasar por el mal trago de una promoción. Ni que decir tiene que saldremos con el mayor entusiasmo decididos a por la victoria. Mientras más pronto marquemos, mejor. Con un marcador a cero siempre surgen los nervios. Y esa inquietud precisamente es la que nos ha hecho perder tantos puntos en casa. Una vez salvado el escollo del Pontevedra-pues confío en que ganaremos con claridad-hemos de aguardar para el domingo siguiente al Barcelona. Todos los partidos que quedan son auténticas finales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La U.D. Las Palmas camino de la promoción.

Los aficionados muestran su disconformidad con una prolongada protesta desde el graderío.

La Junta Directiva pendiente de reunirse hoy en la Sede Social del club.

Alineación de la U.D. Las Palmas ante el Pontevedra: Ulacia, Aparicio, Tonono, Martín II, José Luis y Castellano. De rodillas: José Juan, Toni, Gilberto, Guedes y Vicente.

 

Formación del Pontevedra: Cobo, Irulegui, Batalla, Alvárez, Antonio y Calleja. De rodillas: Fuertes, Martín Esperanza, J. Jorge, Vallejo y Oriozola.
Los capitanes de ambos equipos Aparicio y Martín Esperanza con el colegiado del encuentro y jueces de linea.
Banquillo canario. De izquierda a derecha: Juanito Ochoa, Carmelo Campos y Pepín.
Banquillo del Pontevedra dirigido por Héctor Rial (entrenador),

 

 

 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

LUNES 3 DE ABRIL DE  1967

      

         Sólo puedo decir lo mismo que en el partido con el Hércules, con la diferencia de que el Pontevedra, no ha podido marcar ningún gol en los contraataques que se le presentaron. Estamos jugando contra reloj y ya sólo pensamos en el encuentro con el Barcelona, y en las consecuencias que puede traer, y eso, prácticamente sin haber terminado este partido. No se puede decir que hemos jugado bien. Pero si empezamos a analizar la cantidad de oportunidades que tuvimos sobre todo en el segundo tiempo, vemos que es prácticamente imposible el pensar que no hayamos ganado el partido. Hemos luchado hasta el agotamiento, pero está visto que el balón no quiere entrar. No voy a contar los que se encontró el portero o que rebotaron en él, como en una clara ocasión que tuve en un balón de cabeza, cuando con tocarla nada más entraba, y el portero la rozó con la mano. Además, en todo el segundo tiempo, primero vino la ocasión de Vicente que le llegó forzado a José Juan, y que si logra tocarla hubiera entrado. El centro atrás de Tony, que no pudo rematar Martin, y finalmente el desvío de cabeza que le fue a José Juan y que salió por encima del larguero. Al Pontevedra también se le presentaron ocasiones no lo podemos negar, pero sólo fueron dos y si las hubiéramos aprovechado al cincuenta por ciento, el resultado habría sido de dos a uno, que sería lo más justo. Creo sinceramente que el triunfo se tenía que haber quedado en el Estadio, aunque hubiera sido por uno a cero. En estos momentos ya no nos interesa ganar por muchos goles, lo principal es ganar. Volviendo al equipo gallego habrán podido comprobar lo fácil que resulta jugar fuera de casa, sin preocupaciones, teniendo todo ganado de antemano, y dejando que sea el equipo de la localidad el que tenga que coger los nervios al necesitar un gol de la forma que sea. En el segundo tiempo, como ya dije antes, apretamos más, empujamos al Pontevedra dentro de su área, pero paradójicamente los gallegos también jugaron mejor, aunque no crearon un verdadero peligro, pero se defendieron con mucho orden, sacando los balones con tranquilidad, viendo nuestro nerviosismo.

Puedo asegurar que si en una de las claras ocasiones que se nos presentaron hubiera entrado la pelota, el triunfo nuestro habría sido amplio. Así teníamos que ir a por todas, poniendo un ardor un tanto alocado, estorbándonos los unos a los otros la acción, sin conseguir nada positivo, y tirando mucho de lejos. Recuerden los tiros de Paco en el primer tiempo, y los de Gilberto en el segundo, pero es que no podíamos hacer otra cosa, ante una defensa fuerte y contundente que sólo flojeaba por la izquierda al estar Álvarez falto de velocidad. Ellos jugaron bien en el centro del campo, donde había tres hombres en labor de enlace y corte. Calleja, que realizaba el marcaje, Martin Esperanza y Vallejo que fue uno de los mejores.

Olvidémonos de este partido. Hay que pensar en el Barcelona al que saldremos a ganar, y que tal vez nos cueste menos trabajo meter un gol que al Pontevedra, porque hay que recordar que si bien, jugaran mejor que los gallegos, también dejaran jugar más que éstos.

Vamos a pensar que el punto de hoy no ha sido un negativo más. Ha sido sencillamente un punto que hemos sumado a nuestra cuenta general que al fin de cuentas será lo que haya al final.

 

 

 

 

 

 

 

MARTES 4 ABRIL 1967

 

RELEVO DE ENTRENADOR

 

Ayer lunes a las ocho de la noche se reunían Juanito Ochoa y Luis Molowny a bordo de la moto nave ´MONTE ANAGA´ a efectos de cambiar impresiones sobre la crisis del equipo.

 

Panorámica de la moto nave MONTE ANAGA en las aguas tranquilas de la bahía.

 

El reportaje era una exclusiva del periódico La Provincia con Antonio Lemus como testigo, siendo las imágenes gráficas recogidas por Hernández Gil.

 

El entrenador saliente Juanito Ochoa el día de la reunión en la moto nave Monte Anaga con Luis Molowny
El entrenador Luis Molowny relevaba a Juanito Ochoa tras la entrevista a bordo del Monte Anaga.

 

 

 

 

El cambio de entrenador comenzaría a fraguarse el mismo domingo por la noche. El propio entrenador Juanito Ochoa ya había cambiado impresiones con la Junta Rectora mostrándoles su propósito de dimitir. Esa misma noche, el presidente de la entidad Juan Trujillo Febles y varios de sus colaboradores tuvieron los primeros contactos en la Sede Social del club, reunión que continuarían a la mañana siguiente.

El periodista Antonio Lemus del Moral con el Presidente de la U.D. Las Palmas, Juan Trujillo Febles a la entrada de la Sede social en la plazoleta de Luis Antúnez, nº 1.

El periodista Antonio Lemus llegaría sobre el medio día a la sede de Luis Antúnez encontrando a la directiva reunida en pleno.

Los dirigentes del club manifestarían que aún no se había acordado nada al respecto, permaneciendo reunidos en sesión extraordinaria.

Los directivos Atilio Ley y Domingo Ponce abandonarían el local y pronto regresarían con Luis Molowny.

Desde ese mismo momento los ciudadanos y aficionados que esperaban y transitaban por los alrededores de la plazoleta de Luis Antúnez nº1, pensaron que Luis Molowny podía ser el sustituto de Juanito Ochoa y como suele suceder en estos casos la noticia comenzaría a divulgarse como reguero de pólvora.

Según las noticias recogidas por Antonio Lemus en el periódico La Provincia, el entrenador Juan Ochoa ya había argumentado a la directiva sus razones de dimitir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sede Social de la U.D. Las Palmas en la plazoleta Luis Antúnez donde se reuniría la Junta Directiva presidida por Juan Trujillo Febles poco antes de la dimisión del técnico Juan Ochoa.

 

A bordo de la moto nave “MONTE ANAGA” sobre las siete de la tarde el entrenador abandonaba la sede social tras amplia charla con los miembros de la directiva.

El periódico La Provincia con su jefe de deportes Antonio Lemus al frente se puso inmediatamente a localizar a ambos técnicos. Dada la clara amistad entre Luis Molowny y Antonio Lemus, naturales de la misma localidad, de la Higuerita en Tenerife,se pensaba que su localización sería sencilla, pero al presentarse en la gasolinera de Luis Molowny, frente a la Clínica Santa Catalina, el famoso ´Mangas´ no se encontraba allí y los empleados no sabían de su paradero. Y ya sobre las ocho de la noche pudieron dar con ellos en el lugar más inesperado. ¡Nada más y nada menos que a bordo de un barco!

Caso algo insólito en un tipo de entrevista de esta clase según Lemus. A bordo de la moto nave ´MONTE ANAGA´ que a las diez tenia previsto zarpar hacia Liverpool.

Juanito Ochoa llegaría al punto de encuentro a las ocho y diez, acompañado de un matrimonio, con quienes subirían a bordo a saludar a unos paisanos de Guetxo, que formaban parte de la tripulación. Poco después aparecería Luis Molowny en su coche acompañándole el secretario de la Federación Pedro Suárez, que no subiría a bordo y se quedaría esperando en el muelle Primo de Rivera.

 

En la imagen varias secuencias de la entrevista celebrada en la moto nave MONTE ANAGA

entre los técnicos Juanito Ochoa y Luis Molowny

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Juanito Ochoa y Luis Molowny, al verse, se saludarían con un fuerte abrazo en el bar del barco, e inmediatamente después se reunirían en una mesa a parte para hablar aproximadamente media hora. Fue una conversación muy cordial acompañados por unas cervezas y entremeses.

Se pudo observar que una vez terminada la charla, la popularidad de Luis Molowny no había perdido fuerza con el paso de los años y cuando ya se disponía abandonar la moto nave ´MOTO ANAGA´ con Ochoa, la tripulación con los camareros a bordo y todo el servicio  acudirían a saludarle y fotografiarse con él. Lo mismo a la salida con algunos oficiales y trabajadores y transeúntes del muelle quienes le recordaban su época como jugador del Marino y fundamentalmente con el Real Madrid.

 

El barman del restaurante del Monte Anaga sirviendo una copa al entrenador vasco.
A bordo del barco un miembro de la tripulación ruega hacerse una foto con Luis Molowny, Antonio Lemus y Juanito Ochoa.

 

 

Declaraciones de Juanito Ochoa

Al bajar las escalerillas del ´MONTE ANAGA´en compañía del matrimonio amigo, a Juanito Ochoa se le veía muy sereno, mostrando que para él la dimisión, lejos de afectarle, había sido una especie de liberación.

 

La moto nave Monte Anaga zarpando hacia Liverpool.

 

 

Y aunque el momento no era el más adecuado, el periodista Antonio Lemus, haciendo como siempre -gala de su gran profesionalidad- le pidió recoger unas breves impresiones para La Provincia, dado que el propio Jefe de Deportes había estado a bordo del barco siendo testigo de todos los pormenores de la reunión.

 

 

Juanito Ochoa.

Juanito Ochoa se pronunciaría en los siguientes términos:

 

´Creo que he dado toda clase de facilidades al club presentándoles mi dimisión. Los directivos de la U.D. Las Palmas me han mostrado en todo momento su seriedad y he tratado de ser muy comprensivo. Entiendo que ellos debido a los difíciles momentos que atraviesa el equipo y el poco margen de tiempo que tenemos, han entendido y agradecido mi decisión al dimitir. Todo ha sido muy normal y es algo muy frecuente en el fútbol. Simplemente les he dicho que si la solución para salvar al equipo radicaba en que yo dimitiera, el paso lo daba en el acto´.

 

Al preguntarle Antonio Lemus si presentía la debacle respondió con tranquilidad:

 

Aunque algunos no lo crean tenia y sigo teniendo fe en la salvación del equipo. Yo estaba muy encariñado con el club. He trabajado con el mayor rigor horas y horas; he tenido que luchar con muchos factores adversos como han sido las bajas o jugadores titulares en el servicio militar. También puede ser que el factor suerte que me ha acompañado en otros equipos aquí no lo haya podido tener.

El fútbol es así. Todos los entrenadores queremos estar en lugares de privilegio. A estas alturas de la temporada cuando solo quedan tres jornadas para concluir la competición, a nadie se le esconde que es una situación difícil pero no insalvable. Peores situaciones he visto en fútbol con un final feliz. Yo soy optimista al respecto. Todos los entrenadores tenemos triunfos y fracasos. Siento enormemente no haber podido conseguir otros resultados en este tramo final. Tras mi buena temporada con el Pontevedra vine a la U.D. Las Palmas encantado´.

 

Al preguntarle por su entrevista con Luis Molowny se pudo apreciar la gran simpatía que siente hacia el técnico canario:

 

´Luis Molowny siempre ha sido un caballero del deporte. No todos tienen la delicadeza de venir a preguntarme por mi estado y de no convenir nada con el club sin antes preguntarme y esperar a que mi relación contractual estuviese finiquitada. Como es lógico en estos casos le he informado de todo lo que quería saber a cerca del momento de los jugadores. Son cuestiones que deben quedar entre él y yo y la Junta Directiva. Los jugadores se encuentran en un buen momento físico, a pesar de todas las adversidades. Le he deseado toda la suerte que yo no he podido tener.

Sólo me queda dar las gracias a todos aquellos que han sabido valorar mi honradez como profesional y decirles que he apreciado su lealtad y desear que este equipo joven y lleno de posibilidades tenga un gran porvenir.

 

Luis Molowny intentará por tercera vez salvar al club del descenso.

Luis Molowny comenzaba diciendo que hablar en privado con Juanito Ochoa era algo natural entre amigos y colegas de profesión que se conocen desde hace mucho tiempo:

´Yo soy presidente de la agrupación de entrenadores y no podía aceptar en modo alguno el no visitarlo y preocuparme por su situación y que supiera mi opinión y no la que le puedan decir. Por otro lado, es lógico que yo le escuchara y tuviera en cuenta sus observaciones. Juanito Ochoa y yo nos conocemos desde hace muchos años y le profeso un gran respeto y afecto´.

En la instantánea el entrenador Luis Molowny. Al fondo el Secretario General de la entidad Jesús García Panasco.

 

Antonio Lemus conocía a Luis Molowny desde la niñez en Tenerife.

Su relación era de pura amistad. Conociendo a Luis Molowny todos sabemos que es un hombre moderado y muy cuidadoso con el lenguaje. Todo ello se agrava considerablemente cuando no conocía a la persona limitándose a respuestas cortas y lugares comunes. Hay que reconocer que Antonio Lemus fue el periodista más cercano llegando a convertirse en un miembro más del propio club, circunstancia que no era siempre del agrado de todos.

Al preguntarle a Luis Molowny si le había alegrado la llamada del club y si había puesto algún inconveniente fue muy sincero en su respuesta:

´Es lógico que me haga ilusión. Soy un hombre que ha crecido en el mundo del fútbol y todos saben que es mi gran pasión. No me esperaba la llamada, dado que la última vez fue hace ya años.

Por otro lado, cuando te llama un club del que has formado parte y siendo canario es difícil negarte. Sin embargo, en la actualidad, hay que tener en cuenta otros factores; Yo ahora tengo una actividad empresarial que requiere mucha dedicación dado que es el sustento de mi familia. Por otro lado, está mi cargo en el colegio de entrenadores que es una responsabilidad que he adquirido y no puedo desentenderme de ella. El fútbol profesional, máxime cuando se trata de clubes de Primera División, lleva consigo una gran carga de trabajo, viajes, concentraciones, entrenamientos, partidos…en realidad no tienes tiempo para nada y mas en la situación tan crítica que estamos´.

Las dificultades son muchas le preguntan varios medios de comunicación…

´Si, claro, pero tenemos que seguir luchando tenazmente todos los partidos. Si en nuestra primera cita lográramos ganar al Barcelona nos daría una gran moral. Los aficionados se alegrarían y teniendo al público de tu lado arropándote incondicionalmente todo puede suceder’.

Luis Molowny ya ha estado en situaciones semejantes. La primera vez cuando aún era jugador. Tras el cese de Urbieta se convierte en el primer jugador – entrenador- del club saliendo airoso de la empresa tras grandes actuaciones ante el Atlético de Madrid o Real Valladolid que evitaban nuestro descenso siendo el club Pisuerga quien descendería a Segunda División. Trascurría la Temporada 1957-58. A pesar de ello, el club seguía su evidente deterioro. Algunos jugadores habían ido envejeciendo y causaron baja en el club. Otros, como nuestro capitán Juanito Beltrán, salían de una grave lesión. En la Temporada 1958-59, la U.D. Las Palmas se ve obligada a jugar la promoción con el Levante salvándose in extremis con un gol de Macario. El entrenador amarillo era Jesús Navarro.

Tanto lleva el cántaro a la fuente…

La Temporada 1959-60, el club contrata los servicios del técnico francés Marcel Domingo, quien no puede evitar una de las peores temporadas de la historia del club en Primera División. Luis Molowny, que meses antes había sido designado seleccionador juvenil, toma las riendas del primer equipo a muy pocas jornadas para el final, no pudiendo repetir la hazaña anterior. La U.D. Las Palmas descendía a la categoría de plata por segunda vez en su historia.

Luis Molowny nos dice: ´Lo primero es serenar a los chicos y darles confianza. No podemos desmoralizarnos de antemano. Debemos tener esperanza y darlo todo en la cancha. Estoy muy ilusionado con conseguir esta gesta´.

 

Se pide a los jugadores la máxima colaboración.

A las diez y media se daban cita en vestuarios el presidente Juan Trujillo Febles con algunos miembros de su Junta Directiva, el secretario general Jesús García Panasco, Luis Molowny y su auxiliar Carmelo Campos.

 

En la instantánea el Presidente de la U.D. Las Palmas, Juan Trujillo Febles dirigiendo unas palabras a los jugadores antes de tomar la locución de Luis Molowny. De izquierda a derecha: Pepín, Negrete, Vegazo, Martín II, José Ángel, José Juan y Gilberto.
En la imagen: Gilberto, Juan Trujillo Febles, Collar, José Luis y Oregui.
En la imagen los jugadores escuchan la interesante charla del nuevo entrenador Luis Molowny. De izquierda a derecha: Collar, José Luis, Oregui, Manolo Cabrera, Toni y Tonono. A la derecha: Juanito Guedes, Germán, Celis I, Pepe Juan y Ulacia.
En primer plano Luis Molowny. Al fondo Juanito Guedes, Germán, Celis I, Pepe Juan y Ulacia.

 

 

El acto de posesión de Luis Molowny como nuevo entrenador de la U.D. Las Palmas tuvo lugar en los vestuarios del Estadio Insular donde ya se encontraban esperando los jugadores.

El presidente Juan Trujillo dirigió unas palabras dando cuenta de la grave situación y el loable gesto de Juan Ochoa al poner su cargo a disposición del club.

Antes de dar paso a Luis Molowny pidió a los jugadores la máxima colaboración y respeto hacia el técnico, que había dado una vez más una prueba de amor y valentía hacia el club haciéndose cargo del equipo en tan delicada situación a tres jornadas del final.

Luis Molowny comenzó teniendo palabras de agradecimiento para el técnico saliente. Luego dirigiéndose a los jugadores le diría que aún reconociendo la difícil y ardua tarea, todo dependía de su esfuerzo y voluntad. De igual forma, de la conciencia que todo profesional debe tener al defender los colores de su club. Luis Molowny antepuso la lucha hasta el extremo y la concentración que cualquier otra consideración.

No eran momentos de lucimiento personal sino de dejar hasta la última gota de sudor en el campo y unir corazones y voluntades por un esfuerzo común.

La ayuda de la afición era primordial para Luis Molowny ya que lleva al equipo en volandas a la victoria. El técnico argumentaría a los medios informativos que había que salir con confianza en el triunfo sobre el Barcelona, dado que en fútbol todo podía suceder. La victoria sobre el Barcelona sería fundamental dado que a parte de los puntos, influiría notoriamente en la moral de los jugadores.

 

Inicio de los entrenamientos

Terminado el acto en los vestuarios en el Estadio Insular, los jugadores saldrían al césped acompañados del técnico y su auxiliar Carmelo Campos.

 

 

El entrenador Luis Molowny con su auxiliar Carmelo Campos cambiando impresiones antes del entrenamiento.

 

Luis Molowny comienza su entrenamiento matinal en el Estadio Insular.

 

 

SECUENCIAS DEL PRIMER ENTRENAMIENTO DE LUIS MOLOWNY EN EL ESTADIO INSULAR

EN LA PREPARACIÓN DEL TRASCENDENTAL ENCUENTRO ANTE EL BARCELONA C.F.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SOBREPONERSE A LA ADVERSIDAD

 

 

 

 

Juanito Guedes había tenido una educación recta y esmerada viviendo con sus padrinos en perfecta armonía. Sin embargo, la vida de Juanito Guedes transcurre en un ambiente de humildad: su entorno lúdico era el mismo de aquellas personas que nunca habían conocido privilegios o signos de riqueza como podían disfrutar familias de diferentes poder adquisitivo.

Sus diversiones infantiles tuvieron siempre como marco las calles o la vida rural.

No obstante, había tenido la inmensa fortuna de poder presenciar los encuentros de la U.D. Las Palmas, desde su etapa fundacional y no ignoraba la trascendencia y el valor que tenia la institución para todos los canarios.

Todos los niños de naturaleza humilde que sentían verdadera pasión por el fútbol, soñaban con llegar algún día a vestir los colores de la U.D. Las Palmas, aunque eran conocedores de las grandes dificultades que ello suponía.

Cuando Juanito Guedes fue informado por el presidente del Porteño, José Tejera, del interés de la U.D. Las Palmas por adquirir sus servicios, sus familiares nos revelan que pasaba las noches en vela y no veía la hora que llegara el momento de su futura relación contractual con el club.

Todos los jugadores veteranos que habían llegado a la U.D. Las palmas antes que Juanito Guedes como Ulacia, Espino, Erasto, Juan Luis, Vicente, Ríos, Nelly, Samblás o muchos otros con los que he sostenido largas conversaciones me hablan de su llegada al club aún en edad juvenil:

“Era un muchacho que poseía una gran altura y complexión física, pero al que se le notaban deficiencias en su desarrollo y preparación con rigor dado que hasta los dieciséis años había jugado por su cuenta en la propia calle, solares, estanques de barro y competiciones de clubes no federados. Fue en los equipos del sur de la isla y en el juventud Tamaraceite donde comenzaría su formación”.

Todo ello se lo comentaba a su amigo Espino que también había jugado hasta edad juvenil en un equipo como el “El Quilmes” de Tafira Baja, disputando todos sus encuentros en el estanque de ´La Palmita´.

José Luis Ulacia nos recuerda que al llegar era un chico extremadamente tímido y reservado que sentía hacia sus compañeros auténtico respeto y veneración Carmelo Campos que había visto al jugador en el Porteño y sabia de sus condiciones fue un auténtico padre para él. El antiguo jugador del Marino se tomaría muy en serio el aprendizaje del chico y le daba sabios consejos.

Juanito Guedes fue entendiendo los valores cívicos y éticos de la entidad y la institución comenzó a representar para él una doctrina de vida. 

Con el paso de los años todos aquellos jugadores del comienzo de la década de los sesenta fueron paulatinamente causando baja en el equipo quedando Juanito Guedes con Aparicio y Ulacia entre aquellos pocos que habían comenzado la década. Fue, entonces cuando Juanito Guedes, se vio en la obligación moral de ejercer como interlocutor entre el club y compañeros que por diversos motivos reivindicaban mayor celeridad en los pagos dada su difícil situación o cualquier tipo de desencuentro con la cúpula del club o técnico.

Es natural que Juanito Guedes defendiera los intereses de sus compañeros pero siempre desde una postura justa y de los más neutral. Si bien es verdad que beneficiaba en la medida que le era posible a los jugadores, no es menos cierto que tanto los rectores del club como Secretario General y técnicos veían en él una valiosa ayuda solventando todo tipo de problemas que en algún momento podían amenazar a la entidad. Su labor como interlocutor fue muy valorada y apreciada y es por ello que se permitiera algunas actitudes que le diferenciaban del resto de jugadores de la plantilla.

Según sus propios compañeros, por ilustrar este comentario, cuando el equipo rozaba una situación límite en lo deportivo Juanito Guedes solía reunir al grupo con la finalidad de infundirles aliento y apelar a la responsabilidad adquirida.

Sus ´arengas´iban en beneficio de todos logrando levantar la confianza y autoestima. Desde la perspectiva de cierto aficionados puede verse como un jugador que se extralimita en sus atribuciones, pero nada más lejos de la realidad ya que era el propio Carmelo Campos quien en complicidad con el técnico se lo pedían sabedores de la influencia que ejercía sobre ellos y el afecto y consideración que todos sentían hacia su persona.

Su compañero en la linea media Paco Castellano es de los que más recuerda aquella breves reuniones grupales en torno a la figura del genial jugador argumentando.

´Cada vez que lo recuerdo no puedo evitar emocionarme. Nos llamaba y reunía tanto en vestuarios como en el césped y lo hacia con tanta afección y estima que acudimos alicaídos y preocupados por la grave situación y tras sus palabras salíamos con una fuerza moral enormes, teniendo la plena confianza de que íbamos a ganar. Salíamos a morir en el campo y con nuestra autoestima por las nubes. Así sucedería tras el cese de Juanito Ochoa y la llegada de Luis Molowny a tres jornadas del final. Al ser el primer encuentro con el Barcelona, todos nos daban por descendidos, pero nosotros salíamos aquel día con una moral de hierro y el Barcelona no pudo hacer nada ante aquella actitud nuestra. Aquel día el espíritu de Juanito Guedes flotaba en el ambiente. ¡No he visto cosa igual! No paraba de hablar y gritar en todo el partido´. 

 

 

 

 

Excelente debut de Luis Molowny

Decisivo triunfo sobre el Barcelona a efectos de garantizar la permanencia.

José Juan y León autores de los goles amarillos.

Formación de la U.D. Las Palmas que vencería brillantemente al C.F. Barcelona: Ulacia, Aparicio, Tonono, Niz, José Luis y Castellano. De rodillas: José Juan, Germán, Gilberto, Guedes y León.
Formación del F.C. Barcelona que sería derrotada en el debut de Luis Molowny en el Estadio Insular: Sadurní, Benítez, Gallego, Eladio, Muller y Torres. De rodillas: Rifé, Enderiz, Zaldua, Fusté y Seminario.
Los capitanes de la U.D. Las Palmas y C.F. Barcelona, Aparicio y Sadurní se saludan antes del comienzo del encuentro.
Banquillo canario: Carmelo Campos, Luis Molowny y Pepín.

 

Reaparición del técnico Luis Molowny que salvaría al equipo en las tres jornadas finales.
Roque Olsen, entrenador de F.C. Barcelona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El colegiado del encuentro Sr. Lloris Antonino
Centro de Guedes que despeja el meta azulgrana Sadurní fallando de forma garrafal. El balón queda a los pies de León que remataría a gol a puerta vacía.

 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

LUNES 10 DE ABRIL DE  1967

 

            Al fin hemos podido jugar con un poco de tranquilidad, la que nos ha proporcionado el gol conseguido en los primeros minutos. Después hemos aguantado al Barcelona y el gol del segundo tiempo ya nos ha dado segura victoria.

Este triunfo ha sido por todos nosotros: los jugadores que hemos corrido y luchado en el campo, de Molowny y también de Ochoa, al que no hay que olvidar.

El Barcelona es un gran equipo, tal vez el mejor de España y desde luego el que más técnica tiene. No se jugaba nada en este partido, pero eso no era una desventaja para ellos, creo que era todo lo contrario porque jugaban sin nervios como en un partido de entrenamiento dando de sí todo el juego que llevan dentro. Nuestro primer gol marcado por José Juan después de mi desvío de cabeza, les descompuso un poco a pesar de lanzarse al ataque desesperadamente. Pero estaban bien amarrados. Sus delanteros ni podían moverse ni tenían nunca un ángulo de tiro con posibilidad de gol. Si contamos las situaciones que se le presentaron al Barcelona veremos que fueron escasamente tres.  La más clara en el primer tiempo cuando Enderiz se presentó solo delante de Ulacia, éste tuvo que salir a la desesperada, porque el interior tenía controlada la pelota, pero su salida forzó a Enderiz a tirar precipitadamente, lanzando el balón por encima de la puerta. En la segunda parte el cabezazo de Rifé al larguero muy por encima, pero esta ocasión también la fallaron por estar el extremo acosado.

No puede decirse que tuvieron más ocasiones. El tiro cruzado de Benítez que no pudo alcanzar Zaldúa y aquí se terminaron los peligros del Barcelona.

Quizá en otro partido en los que nos ha perseguido la mala suerte nos podían haber marcado un gol, pero siempre no podemos tener en contra a la fortuna. Esta vez no ha estado de parte de nadie. Hemos marcado los goles que teníamos que marcar y el Barcelona no ha logrado ninguno. Que el segundo gol fue producto de un fallo de Sadurni, de acuerdo, pero esas son cosas del juego inevitables y que a todos nos suceden, lo que hay que hacer luego es aprovecharlas, y esta vez León no desperdició la ocasión presentada.

Cuando salí en el primer tiempo tenía que cuidar a Endériz. La lesión de Torres y el venirse Muller a mi sitio me hizo dejar el marcaje del interior y ocuparme del medio. Muller es un jugador técnico y el eje del juego catalán. En la segunda parte nos tropezamos muchas veces. Además de Muller me han gustado Fusté, que es un jugador aparentemente frío y Benítez. Sin olvidarnos de la contundencia de Gallego y de la clase de los demás.

Lo principal es que hemos ganado y tenemos dos puntos más, con la oportunidad que se nos presenta ahora contra el Español al que trataremos de arrebatar el punto que se llevó del Estadio Insular. Si hemos vencido al Barcelona ¿por qué no podemos hacer lo mismo con el otro equipo catalán?

Nuestro juego será aproximadamente el mismo que han visto, y las ganas no van a ser menores. Ya puede decirse que hemos escapado de todo peligro de descenso. Ahora vamos a tratar de eludir la promoción y Sarriá es un campo que nunca se nos ha dado mal y más después de haber recuperado la moral que nunca habíamos perdido para los partidos de fuera de casa.

El Español ya no tiene nada que ganar. Únicamente dar a los seguidores la satisfacción de una victoria y en este aspecto nos ha perjudicado doblemente el empate del Pontevedra. Por una parte, porque ha conseguido un punto muy importante. Y por otra porque el punto perdido por el Español le hará jugar con doble interés para dejar contenta a la parroquia en el siguiente partido. Y ese partido lo jugará con nosotros.

 

 

 

 

El Atlético de Madrid se interesa por Juanito Guedes.

El jugador declaraba a los medios de difusión la no conveniencia de hablar sobre la suculenta oferta del club colchonero

dada la situación delicada que atraviesaba el club. El contrato del jugador espira el próximo mes de junio.

 

 

 

Ya se había hablado varias veces del posible traspaso de Juanito Guedes a equipos de campanilla. Todo había quedado siempre en rumores, al salir al paso de los mismos la U.D. Las Palmas, argumentando con su acertada política actual: ´Las Palmas no vende a nadie´. Esta vez la cosa parecía más  seria. Se había dicho que era el Atlético de Madrid, el que pretendería los servicios del interior amarillo. Puede que haya influido en su fundamento la presencia del Presidente Atlético, en las dos últimas actuaciones de U.D. Las Palmas en el Estadio Insular. El caso era que en la península ya se había dado como seguro, el que Guedes pasaría a defender los colores rojiblancos la próxima temporada.

 

 

Concluida la temporada, el jugador Juanito Guedes se decantaría por seguir en club de sus amores: La Unión Deportiva Las Palmas.

En contraposición los rectores del club amarillo mejorarían las condiciones contractuales del jugador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valioso empate de la U.D. Las Palmas en el Estadio de Sarriá.

Tras un partido muy disputado el conjunto canario realizaría una sobresaliente actuación destacando su cobertura.

José Juan y Rodilla autores de los goles.

José Juan

 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

MIÉRCOLES 19 DE ABRIL DE 1967

 

            Hemos regresado de nuestra novena salida a la Península y con nosotros ha venido nuestro punto positivo número nueve. Esta vez el desplazamiento ha sido sencillo. Un solo partido con el Español de Barcelona, tercer clasificado y que no ha podido ganarnos a pesar de haber marcado a los cinco minutos de juego.

Habíamos ido con moral necesitábamos al menos un punto para escapar de todo peligro de promoción y lo hemos conseguido. El Español también quería ganar. El domingo pasado el Pontevedra le había arrancado un punto y tenía que congraciarse con sus seguidores a los que había dejado un tanto descontentos con su última actuación. Se jugaba además el tercer puesto, en esta liga que va a ser la de su mejor clasificación desde hace mucho tiempo. Por ello no se entretuvieron. De entrada, se lanzaron a un ataque furioso y tuvieron la suerte de marcar. Fue una gran jugada de Ré que remató Rodilla. No podíamos conformarnos con una derrota, aunque fuera mínima y aprovechamos esos momentos de satisfacción del Español que al encontrarse con un gol nada más comenzar dieron por ganado el partido con facilidad, lo que nos sirvió a nosotros para desplegarnos casi sin que se dieran cuenta y casi inmediatamente lograr el gol de empate al empalmar muy bien José Juan después de haber controlado el balón a pase de German.

Después ya con más serenidad nos dedicamos a contener la furiosa reacción españolista, que no encontraba hueco desde donde filtrarse. Pero sus ataques ya no eran tan alegres como antes y no podían serlo porque había comprendido que en cualquier descuido los que podrían volver a marcar éramos nosotros. Por lo tanto, no descuidaban su defensa marcando fuerte a José Juan que a pesar de todo tuvo otro gol en un gran pase de Gilberto.

Si no fue gol hay que achacárselo a la gran salida de Bertomeu.

Verdaderamente cuando más agobios nos hicieron pasar fue en los últimos minutos en los que ya se lanzaron a lo que les saliera arriesgándose incluso a perder el partido, pero ya el Español no quería el empate necesitaba también ganar y buscó la victoria con todas sus fuerzas. Les favorecía la lesión de José Juan al que abandonó incluso la defensa viendo que no podía moverse.

No pudieron conseguir un nuevo gol porque estábamos jugando de forma parecida a como lo hicimos contra el Barcelona, aunque con más precauciones.

Aparicio siguió a José María y el asturiano no pudo desarrollar el estupendo juego que tienen, cuando tiró a gol fue desde lejos y con poco peligro y lo mismo que José María el resto de los delanteros de los que Ré fue el que más guerra dio, tal vez por su falta de estatura.

Como decía al principio nos hemos desplazado nueve veces a la Península y solamente en las tres primeras salidas con cuatro partidos en total, Valencia, Sevilla, Atlético de Madrid y Hércules y en penúltima con los dos encuentros de Elche y Bilbao no hemos traído puntos. Las otras cinco veces hemos logrado puntuar lográndolo en Pontevedra, Coruña, Granada, Córdoba, Madrid, Sabadell y esta del Español de Barcelona. No se puede pedir mucho más en los partidos de fuera cuando sólo el Madrid y el Barcelona han puntuado más que la Unión Deportiva.

El domingo jugamos con el Coruña. En este partido se va a condensar todo el esfuerzo del equipo en la temporada. Saldremos a ganarlo como si de una final de Copa se tratase pues es el final de nuestra tranquilidad.

 

 

 

 

La U.D. Las Palmas consigue la permanencia.

La victoria fue obtenida en un partido deslucido de cara al espectador.

Jose Manuel León autor de los goles amarillos.

Alineación de la U.D. Las Palmas en el último partido de Liga ante el R.C. D. de La Coruña. De izquierda a derecha: Oregui, Aparicio, Tonono, Collar, Niz y Castellano. De rodillas: Martín II, Gilberto, Germán, Guedes y León.
Formación del R.C.D. de la Coruña: Joanet, Suco, J. Luis, Domínguez, Manolete y Gastell. De rodillas: Ribada, Peñicer, Sánchez Lage, Sertucha y López.

 

Los capitanes del R.C.D. de la Coruña y U.D. Las Palmas, Joanet y Aparicio en presencia del Colegiado Sr. Birigay Nieva.

 

Banquillo canario: Luis Molowny y Pepín.
Banquillo de la R.C.D. de la Coruña comandado por el técnico Dagoberto Moll

 

Sr. Birigay Nieva
Dagoberto Moll, entrenador del R.C.D. de la Coruña.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primer gol amarillo. Centro de Germán que León remata oportuno de cabeza a las mallas.

 

Jugada excepcional de Germán driblando a dos contrarios para pasar hacia el centro donde León con su clásica habilidad bate a Joanet.
El técnico canario Luis Molowny se dirige a vestuarios una vez conseguido el objetivo de la permanencia, siendo despedido con una prolongada ovación.

 

Luis Molowny felicitando a Germán Dévora en la entrada de vestuarios ante la presencia del delantero José Juan que no jugaría este encuentro por encontrarse lesionado como se puede apreciar en la escayola del brazo izquierdo.
Collar y Niz tras recibir la felicitación a la entrada de vestuarios.
El capitan de la U.D. Las Palmas, Ernesto Aparicio es abrazado efusivamente por Luis Molowny.
Castellano en su entrada a vestuarios recibiendo un cariñoso gesto del técnico.
Juanito Guedes es el último en entrar a vestuarios compartiendo su alegría con el técnico Luis Molowny.

 

 

LA OPINIÓN DE JUANITO GUEDES.

 DIARIO DE LAS PALMAS

 

 

VIERNES 24 DE ABRIL DE 1967

 

Ya hemos dado el cerrojo final a la Liga, y nos hemos librado de preocupaciones. El esfuerzo de ayer era el compendio de todos los desarrollados a lo largo del campeonato.

Quizá no ha parecido excesivo nuestro esfuerzo en el primer tiempo, pero hay que tener en cuenta que el sol era muy fuerte. En toda la temporada éste era el primer partido que jugábamos a plena luz del día, y por fuerza teníamos que notar el calor.

En la segunda parte ya vieron todos que nuestro ritmo de juego aumentó, y con más razón al conseguir el segundo gol, que serenaba totalmente nuestro juego. Por otra parte, de ninguna manera podíamos jugar alegremente. Teniamos que hacerlo con serenidad y a la espera del gol que llegaría por necesidad.

Si lo hubiéramos hecho de otra forma y el Coruña por una de esas casualidades nos mete un gol, se nos hubiera puesto el partido feo, al tener que jugar una vez más contra reloj. Afortunadamente no sucedió así y pudimos estar tranquilos.

Con una serenidad que no hemos visto en toda la temporada. Esta tranquilidad a la que tampoco estaban acostumbrados los espectadores les dio la sensación de cierta apatía por nuestra parte, que en ningún momento existió.

Este fue el partido. El Coruña vino a luchar como correspondía salvando su deportividad, sin favorecernos a nosotros ni tampoco al Sevilla, al que siempre, y aún en los momentos malos para nosotros. Precisamente el día que nos venció en el Estadio dije que quedaría por debajo de Las Palmas. Afortunadamente ha sido así y el año que viene estaremos una vez mas en primera, donde parece que hemos tomado carta de naturaleza. No es tan fácil como parece para un equipo que sube permanecer, y eso lo han podido comprobar el Hércules y el Coruña, a los que la alegría de Primera División ha sido cosa pasajera. Las Palmas se ha afianzado una vez mas, y puedo decir que si bien nuestra campaña en casa no ha sido todo lo buena que hubiéramos deseado, fuera hemos sido uno de los equipos que más puntos positivos hemos conseguido, y además merecidamente, como han proclamado público y prensa de las localidades visitadas, principalmente en Granada, donde todo el mundo dijo que Las Palmas fue el mejor equipo que había pasado por ahí, y el que más merecidamente se llevó los dos puntos.

Haciendo un poco de balance puedo decir que nuestra campaña no ha sido mala. Siempre ha influido en nuestras actuaciones, el pensar que cualquier circunstancia podía mandarnos a segunda, y demasiada moral hemos tenido cuando incluso nos hemos visto con seis negativos antes de terminar la primera vuelta. Nuestra primera salida positiva a Pontevedra hizo el primer equilibrio, después hemos tenido una serie de altibajos, de los que siempre hemos podido salir ganando o empatando partidos fuera. Tuvimos nuestro mejor momento al regreso de Madrid y Sabadell, con dos puntos conseguidos a pulso que parecían ponernos definitivamente fuera de peligro. Llegó el Hércules y nos echó todo a rodar. Dos salidas negativas y el punto perdido frente al Pontevedra desquiciaron las cosas, que se arreglaron definitivamente al vencer al Barcelona, y el punto sacado al Español. Sólo nos quedaba este partido frente al Coruña que había que ganar, pero ya con una moral distinta. Se nos había quitado el complejo de los partidos de casa y de sus consecuencias, con los nervios que nos traían consigo, y en los que casi siempre teníamos que remontar goles encajados de forma tonta. Por eso no podíamos lanzarnos alegremente al ataque, y dar una satisfacción al público con nuestro juego. Esa satisfacción como así fue tenia que llegar al final, cuando ya habíamos garantizado una vez mas la permanencia en esa primera división que merecemos, y que tanto se temía pudiéramos perder.

 

Juan Guedes

 

 

 

 

 

25 de abril 1967

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INCORPORACIONES DE LA TEMPORADA

 

 

Martín II
José Juan

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

TEMPORADA 60 / 61


TEMPORADA 61 / 62


TEMPORADA 62 / 63


TEMPORADA 63 / 64


TEMPORADA 64 / 65


TEMPORADA 65 / 66


TEMPORADA 66 / 67


TEMPORADA 67 / 68


LA U.D. LAS PALMAS SE PROCLAMA SUBCAMPEÓN DE LIGA EN LA MEJOR TEMPORADA DE SU HISTORIA


TEMPORADA 69 / 70


TEMPORADA 70 / 71